SÁNCHEZ ANUNCIA UN NUEVO ORDEN INSPIRADO EN DICTADURAS COMUNISTAS

La ‘nueva normalidad’ de Sánchez y los bolcheviques de Galapagar: una pesadilla totalitaria

Es el gran 'sueño húmedo' de los bolcheviques de Galapagar

Este no es solo el Gobierno del bulo y la mentira sino también del plagio.

No podía ser menos estando encabezado por el ‘doctor Sánchez’, doctorado en la Universidad Camilo José Cela gracias a haber plagiado su tesis doctoral con decenas de cortapegas.

Ahora descubrimos que ‘El Enterrador’ Pedro Sánchez, como le han bautizado las redes sociales, ha copiado el término ‘nueva normalidad’ del sátrapa chino Xi Jinping y que repite hasta la naúsea en sus interminables ruedas de prensa.

Una ‘nueva normalidad’ en la que Sánchez dibuja un escenario en el que Gobierno decide si se puede ir a casa de un amigo o de un familiar o «si se puede ir a tomar una cerveza o un vermú a una terraza».

Provoca escalofríos escuchar a un político hablar con ese detalle de lo que pueden y no pueden hacer los ciudadanos a quienes se les quiere someter a una servidumbre a un proyecto mentiroso y totalitario.

UNA OPORTUNIDAD, NO UNA TRAGEDIA

En la tercera temporada de ‘Ozark’ en Netflix uno de los personajes dice “que en política hay un dicho que dice ‘no cometas el error de desaprovechar una buena crisis’”.

En la izquierda comunista, la izquierda adolescente, rabiosa y revanchista que surgió del 15-M, sus líderes llevan ese dicho tatuado en el pecho al lado de la hoz y el martillo.

Es el gran ‘sueño húmedo’ de los bolcheviques Pablo e Irene, nuestros Perón y Evita, que han asaltado la Moncloa es poder controlar cada centímetro de la vida de los españoles: qué visten, qué comen, con quién se acuestan, si antes de tener sexo lo han consensuado… y todo acompañado por un saqueo fiscal en el que se trabaja la mitad del año para el Estado.

Imaginamos cómo desde el búnker de Galapagar se crea un Comité de Supervigilancia en la que la tropa podemita —Echeminga, Monedero y algún tertuliano servil como Antonio Maestre— que decide la vida de los españoles al milímetro. Una utopía propia de psicópatas.

Esos fanáticos cerriles a los les da igual que se mueran MILES de personas porque ellos están escondidos en sus madrigueras aguardando que todo esto acabe para salir a emprender el camino de la salvación sacando a relucir su viscera revolucionario. Los muertos les dan igual. Esta tragedia es solo un paréntesis en su locura bolivariana.

Pesadilla revolucionaria en medio de un ‘estado de alarma’ de iure que no es otra cosa que un estado de excepción de facto.

Un estado de alarma que está siendo utilizado para saltarse la vía democrática del Congreso por medio de reales decretos de urgencia que prácticamente se improvisan la víspera y deben aplicarse de forma inmediata con la excusa de que vivimos una crisis sin precedentes como alertó ‘El Mundo’.

A nadie se les escapa que vivimos en un régimen democrático con un Gobierno de improvisados dictadorzuelos que se saltan la legalidad vigente. A nadie le escapa que vamos directos a una democracia de cartón pega en la que el Gobierno decidirá por nosotros.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Lo más leído