'CASO DINA'

‘El País’ se da un tiro en el pie intentando salvar la cara de Iglesias: omite decir que el podemita quiso engañar al juez

'El País' se da un tiro en el pie intentando salvar la cara de Iglesias: omite decir que el podemita quiso engañar al juez

Empeñado en que el ‘caso Dina’ no acabe con la coalición socialcomunista, ‘El País’ intenta enterrar la mentiras de Pablo Iglesias y su exasesora íntima bajo la alfombra de la manipulación periodística.

Tras no haberle dedicado ni una sola portada al escándalo que tiene contra las cuerdas nada menos que a un todopoderoso vicepresidente de Gobierno, el diario de PRISA se despacha este 8 de julio de 2020 con una edulcorada crónica de José Manuel Moreno sobre el ‘caso Dina’ plagada de omisiones para hacer quedar a Iglesias como una víctima del comisario José Villarejo.

«Principal perjudicado de una mafia policial que fabricó acusaciones falsas contra él y su partido, el líder de Podemos es ahora sospechoso en ese mismo procedimiento judicial».

Lo es porque intentó engañar al juez Manuel García Castellón —algo que el periodista omite en su crónica— porque se dio cuenta de que Iglesias podía haber cometido dos delitos: descubrimiento y revelación de secretos y daños informáticos.

Todo esto es un apenas «lío mayúsculo» para el periodista, un caso «enrevesado» en el que se omite contar que Iglesias montó este caso de la mano de la consultora de Monedero a la que le pagó 360.000 euros para presentarse como un víctima del periodismo de cloacas.

Las puntadas sin hilo de ‘El País’ llevan hasta su director, el sastre Javier Moreno, que después de la portada de Fernando Simón subido a la moto en plan James Dean mete presión al juez diciendo que esto está dando «alas a Villarejo, quien por otro lado está intentando desprestigiar la actuación de los fiscales usando otro de los elementos nuevos: el papel de los abogados de Podemos».

Falso porque son los propios mensaje de Telegram —que El País omite mencionar— los que hunden a la abogada de Podemos, no Villarejo. «Información trasvaginal, éxito asegurado», decía Marta Flor tras verse con el fiscal Ignacio Stampa, apodado ‘Ironman’.

El editorial de ‘El País’ exige a Iglesias que aclare todo este asunto.

«¿Por qué no devolvió durante meses una tarjeta con datos privados a su legítima propietaria? Y por qué, cuando se la devolvió a Bousselham, supuestamente en el verano de 2016, esta no pudo acceder a ella porque estaba estropeada. Lo que ha dicho al respecto hasta ahora —”por no meterle presión”— resulta tan paternalista como infantil. Y políticamente inaceptable».

El problema es que no hay nada por aclarar porque Iglesias tiene un problema no con la prensa sino con el juez al que ha intentado engañar. Si no fuera Iglesias, el diario de PRISA ya le habría exigido la dimisión.

Como recuerda el editorial de El Mundo, «su problema como imputable lo tiene con el juez al que ha intentado engañar presentándose como perjudicado con propósitos electorales. Y lo tiene, siempre, con la libertad».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído