'EN CUATRO AL DÍA'

El Quilombo / La corte de tertulianos del Gobierno nos quiere engañar ocultando que Europa ha rescatado a Sánchez

Repitan conmigo: ¡Histórico! ¡Histórico!

El coro de palmeros del Gobierno del Régimen no suelta dos frases seguidas sin colar la palabrita para recordarnos que su líder supremo puso de rodillas a los puritanos ricos del Norte de Europa obligándole a soltar la pasta.

El que más se luce es ‘El País’ que lo lleva ya a otro nivel: no es que sea histórico sino que entramos en una nueva era: ‘La UE entra en una nueva era con el pacto para afrontar la pandemia’.

La era Aquarius del socialcomunismo. O lo que es lo mismo, el sueño de las élites españolas que se resume en el bochornoso anuncio de Estrella Damm: una caterva de pijoprogres luchando por un mundo mejor desde las playas de Ibiza. Esta ronda la paga Bruselas.

En ‘Cuatro al Día’, Javier Ruiz y Esther Palomera no disimulaban su euforia. Lo que sí escondían era lo que nos iba a costar. «Son 140.000 millones que no se tienen que devolver pero sí se van a vigilar».

Palomera basculaba entre lo «histórico» del acuerdo y «que nadie piense que esto nos saldrá gratis porque nada de lo que llega de Europa lo es». Se agradece la sinceridad pero seguimos sin saber el precio que tendremos que pagar.

Tranquilos, dice Ruiz, que aunque Holanda o Suecia en algún momento echen el freno de mano, la decisión final la tomará La Comisión Europea. ¡Todas son ventajas! ¡Qué chollo!

Ruiz admite que hay que hacer una serie de ‘ajustes’ en… gasto sanitario, ERTEs. ¿Está diciendo Ruiz que Sánchez tendrá que recortar en sanidad y en prestaciones sociales? Como se estaba metiendo en un jardín, huyó por patas.

Más fanfarria. «Este es el mayor esfuerzo de gasto desde el Plan Marshall». Toma ya.

¿Y eso quién lo paga, Javier? ¿O nos lo regalan por la cara bonita de Sánchez?

Responde Ruiz: «La parte de los préstamos [¿no habíamos quedado en que el dinero no se tenía que devolver?] no nos va a ahogar demasiado porque hay que devolverlos antes de 2058, así que va a haber tiempo de sobra».

Lo van a tener que pagar tres generaciones de españoles pero eso a Ruiz tampoco el preocupa. «Ese dinero no lo vamos a pagar ni tú ni yo», le decía con cachondeo al presentador.

Y aquí viene una mentira gorda. «Ese plan de reformas no es ‘usted no me toca la reforma laboral o las pensiones’. No se está hablando de eso. Se está hablando de red social, gasto público, gasto sanitario…»

Al parecer, Ruiz no se ha leído el proyecto Semestre Europeo 2020 publicado el 26 de febrero que guía el diseño de los Planes de Inversión y Reformas de nuestro país para acceder al rescate.

«Junto a las exigencias de reducir el gasto público, la Comisión Europea ha señalado específicamente a las pensiones, la prestación de servicios sanitarios, el crecimiento salarial, la seguridad laboral y las prestaciones de desempleo», ha dicho Emma Clancy, investigadora del eurodiputado Martin Schirdewan (Die Linke), copresidente del grupo de la Izquierda Unitaria Europea (GUE).

También se le olvida las dos objeciones que hace Bruselas sobre las pensiones en España. La primera es acercar la edad de jubilación real a la legal. La primera se encuentra en los 64,7 años, mientras que para 2027 la legal será los 67 años. Aunque tampoco se descartaría aumentar la edad de jubilación a medida que la esperanza de vida sigue alargándose.

La segunda es «desvincular las pensiones de la inflación», —como explica Finanzas.com— algo que, de momento, ningún partido político deja de hacer, ya que señala que el déficit es muy elevado, mientras que vincular las pensiones a la inflación sin tener en cuenta la esperanza de vida provocaría un gasto excesivo a medio y largo plazo.

Es verdad que no le dice que las recorte pero sí le exige «buscar mecanismos para que el sistema no colapse».

Y también han hablado del empleo. «Aunque el Ejecutivo de coalición entre PSOE y Podemos ha hablado abiertamente de tumbar la reforma laboral impulsada por el PP en 2012, las recomendaciones de la Comisión van precisamente en la dirección opuesta y no hablan de tumbar dichas modificaciones, sino de complementarlas con políticas activas de empleo más eficaces y con una estrategia orientada a favorecer una menor temporalidad», explica Diego Sánchez de la Cruz.

Lo que nos quiere vender la propaganda oficial es que, a diferencia del 208, Bruselas esta vez no exigirá recortes sino ‘reformas’. Es un programa de ajuste pero con nombre distinto, para que se note menos. ¿Qué pasará cuando haya países, como España, dentro de dos años, con deudas en torno al 120% del PIB y déficits superiores al 10%? ¿Cómo pedirá Bruselas que se corrija?

‘EL QUILOMBO ‘ – PROGRAMA COMPLETO DEL 22 DE JULIO 2020

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído