'LA MANADA DE BÚLGAROS DE JÁTIVA'

El Quilombo / Una periodista de Mediaset se niega a decir la nacionalidad de los violadores de una menor «porque eso no nos importa»

«La Guardia Civil de Játiva (Valencia) ha detenido a varios hombres por su supuesta participación en una violación grupal a una menor de 14 años en un municipio de la comarca valenciana de Valle de Albaida», informa un teletipo de agencia que se limita a hablar ‘hombres’ al referirse a los entre diez y doce jóvenes, de entre 16 y 26 años, preservando su identidad y su nacionalidad.

El mismo cuidado han tenido las televisiones a la hora de pixelar los rostros de de los detenidos. Ya estamos acostumbrados a que el terror de la corrección política atormente a los periodistas a la hora de informar.

Qué pena que no hayan sido españoles, así podrían dar sus nombres completos acompañados de sus fotos en las redes sociales y contar con lujo de detalles la vida lujuriosa que llevaban al igual que hicieron con los violadores de ‘La Manada’ sevillana o los jugadores de la Arandina.

Y sabemos que no han sido españoles porque casi ningún medio de prensa escrita o digital local ha informado sobre su nacionalidad. No es que no la sepan, es que no se atreven a decirla. Si fueran españoles, tengan la plena seguridad de que ya lo habrían mencionado.

Hasta dónde sabemos, solo ABC y Periodista Digital se han atrevido a decir que los detenidos eran búlgaros. En el periodismo español, informar sobre la nacionalidad de unos detenidos por violación puede ser considerado un acto xenófobo.

El último ejemplo lo hemos tenido con la periodista de Mediaset, Patricia Pardo, que al informar sobre la brutal violación de Játiva en ‘El programa de AR’ ha dicho no iba a decir las nacionalidades de los detenidos «porque, en fin, qué nos importa el origen o la nacionalidad».

Vaya por delante la compostelana es una excelente periodista de Sucesos y si no dio la nacionalidad de los detenidos ella sabrá por qué. Pero lo que jamás puede decir un periodista es que eso «a nadie le importa».

Dejad decidir a los espectadores si nos importa o no, que ya somos mayorcitos, pero no ocultes información por temor a que las hordas ‘progres’ te crujan en las redes sociales.

Si son españoles, barra libre y no hay presunción de inocencia que valga. Si son extranjeros, como mucho conoceremos las iniciales de sus nombres.

Si son extranjeros y atracan a puñetazos a una anciana, se les pixelará los rostros… a los atracadores, jamás a la pobre víctima. Es una práctica habitual en laSexta para no excitar las pasiones de la ultraderecha.

Si son extranjeros, Susanna Griso exigirá a sus contertulios «no informar» acerca de la nacionalidad de los delincuentes en el caso que sean extranjeros, como lo hizo en la violación y asesinato de una joven italiana de 16 años a manos de una manada de senegaleses en octubre de 2018.

Griso tampoco informó sobre la nacionalidad de los violadores de la joven atacada sexualmente en Santa Coloma de Gramenet por 15 magrebíes a la salida del metro, suceso que le ha servido a Santiago Abascal, líder de VOX para pedir la expulsión de estos dejando un mensaje a la presentadora:

Es una perversión informativa que viene desde la crisis de refugiados, cuando los medios de comunicación tomaron la costumbre de censurar las informaciones negativas acerca de los recién llegados porque eso daba votos a VOX.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído