LOS COMUNISTAS ELOGIAN AL CHE GUEVARA Y A UN LÍDER DE LAS PANTERAS NEGRAS

Santi González saca la piel a tiras a los ‘Ceaucescu de Galapagar’ por derretirse en elogios a genocidas y violadores comunistas

Cuando creíamos que habían tocado el fondo del ridículo, descubrimos que los ‘Ceaucescu de Galapagar’ piensan ponerse a escarbar.

El vicepresidente Pablo Iglesias y su pareja, la ministra Irene Montero, han salido a homenajear a sus referentes políticos, que no son otro que comunistas violadores y genocidas como el Che Guevara y Leroy Eldridge Cleaver, ministro de Información de los Panteras Negras.

«Si su figura sigue despertando el odio de la derecha reaccionaria es por lo que representa su ejemplo para la historia de la liberación de los pueblos y la justicia social», ha publicado Iglesias en redes sociales, despidiéndose con un «hasta siempre, comandante» al cumplirse 53 años del asesinato del Che Guevara.

La portavoz del grupo parlamentario Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, le señaló sin tapujos en Twitter: «Un vicepresidente del Gobierno defiende a un asesino».

La dirigente de Vox también pudo recordarle la radical homofobia del mejor soldado de la Revolución, para quien los homosexuales eran contrarios al ideal del hombre nuevo. Por eso creó un campo de trabajos forzados en Guanahacabibes, en cuya entrada parafraseó el lema nazi de entrada en Auschwitz: «El trabajo os hará hombres».

Con su inconfundible sarcasmo, Santi González le saca la piel a tiras en ‘El Mundo’ a los ‘Ceaucescu’ de Podemos recordando «la tierna confesión» que le hacía Guevara por carta a su padre: «Tengo que confesarte, papá, que en ese momento descubrí que me gusta matar», escribió, tras haber asesinado a sus primeras 14 víctimas.

El carnicero de La Cabaña, Santa Clara y hasta de la Sierra Maestra, blasonaba de ello en la Asamblea General de la ONU el 11 de diciembre de 1964: «Nosotros tenemos que decir aquí lo que es una verdad conocida, que la hemos expresado siempre ante el mundo: fusilamientos, sí, hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando». Iglesias mostraba análoga jactancia al presumir en más de una ocasión de que su padre pertenecía a una organización terrorista: «Mi padre frapero».

El otro gran modelo de Iglesias fue Leroy Eldridge Cleaver, ministro de Información de los Panteras Negras, que fue condenado a 30 años de cárcel por violador en serie. Él lo asume en Alma encadenada, un libro surrealista que el Moñas no ha debido de leer: «Me volví un violador. Para afinar mi técnica y modus operandi comencé practicando con chicas negras en el gueto… Y cuando me consideré lo suficientemente sigiloso, crucé el barrio y busqué presas blancas».

Al cumplirse medio siglo de la fundación de los Black Panthers, la impresionante Irene lo celebraba así: «50 años de Panteras Negras. Ejemplo de organización que crea comunidad y movimiento popular construido por mujeres». Hace falta entrenar mucho para alcanzar este nivel de insuficiencia. Ministra de Igualdad de Pedro Sánchez.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído