"TODO LO QUE TOCA, LO DESTRUYE"

Alfonso Ussía: «La cigüeña de Marlaska»

Durante una sobremesa inolvidada con el que fuera ministro Antonio Barrera de Irimo, que era incluso más listo y más gallego que Pío Cabanillas, se aventuró a reconocer que ser un buen ministro no era difícil si el ministro había estudiado y trabajado en el sector de la Cartera encomendada.

Que lo difícil era que le eligiera a uno entre tantos aspirantes competentes.

Creo que fue “El Potra”, veedor de toros, personaje cimero del mundo taurino el que lo sentenció: “Ser figura del toreo es más importante que ser ministro o cardenal de la Iglesia”.

Ahora, lo de ser ministro se ha rebajado mucho. Por una cama compartida, por una amistad de la infancia, por una licenciatura del rencor, por dominar el lenguaje del puterío o ser simplemente tonto, como en el caso de Alberto Garzón, se puede ser ministro.

De ahí el estupor que causa Marlaska. Fue un magnífico y equilibrado Magistrado-Juez durante su paso por la Audiencia Nacional. Se ganó el respeto de la calle, que es el más arduo de los respetos.

Y con la Ley en la mano, discretamente, se enfrentó con valentía a la sanguinaria banda terrorista ETA, encarcelando a un buen número de criminales etarras.

Salto a la cigüeña. Finales de 1999. Un ecologista sandía –verde por fuera, rojo por dentro-, se queja y denuncia el maltrato que recibe en el Acuartelamiento “Queipo de Llano MAlRE Sur” un nido de cigüeñas.

El General Jefe de la Region Sur exige explicaciones al Coronel Jefe del Acuartelamiento, el Coronel Fernando Rodríguez Vizcaíno, que responde por escrito a su General inmediatamente.

“Como continuación a lo expuesto a V.E. en los escritos antecedentes, le comunico que con el temporal de lluvia y viento del pasado mes de octubre, el nido del asunto terminó de caerse sin originar daños personales ni materiales. Una nueva pareja de animales ocupa la espadaña de la Capilla Castrense de este Acuartelamiento y se afanan en construir un nuevo nido, pero, por causas que este Jefe de Acuartelamiento desconoce, la labor realizada por los animales durante un tiempo, es deshecha por ellos mismos. En cualquier caso, se va a proceder a construir en un lugar próximo a la espadaña y más seguro, un armazón por si facilitara la anidación de tan preciado animal. Sevilla, 04 de noviembre de 1999”.

Tengo para mí, que Marlaska es como la cigüeña del Acuartelamiento “Queipo de Llano”.

Lo que hace, lo destruye. Lo que cerró –la libertad de los criminales etarras-, ahora lo abre. Aquel buen juez se ha convertido en un ministro destructor.

Ha cesado a generales, coroneles –Sánchez Corbí, Pérez de los Cobos-, por cumplir estrictamente con su deber. Ha castigado a jefes de la Policía Nacional. No ha cumplido con su deber de equiparar los sueldos del CNP y la Guardia Civil con los de las policías autonómicas. Permite los homenajes a etarras liberados con las manos llenas de sangre.

Y ha acercado a las cárceles del País Vasco a más de cien asesinos, entre los que se encuentran el autor del atentado de Santa Pola – una niña asesinada-, y los autores del crimen al matrimonio sevillano Jiménez-Becerril.

Se ha enfrentado a los suyos, ha humillado a los suyos y ha abierto sus brazos a los terroristas y criminales.

En su caso, ha creado escándalo y confusión, por no tratarse de un mamarracho inculto como sus compañeros de Gobierno de Podemos.

La cigüeña que construye y la cigüeña que destruye su construcción. Doy por seguro, que por mucho envenamiento intelectual que haya sufrido el ministro por sus condiciones y características, es un hombre resueltamente culto y preparado.

Y que su maldad, es por lo tanto, consecuencia de su debilidad para enfrentarse a ella.

Se está portando con las FSE como un vengativo canalla, y con los terroristas que encerró como un tío de América.

Pero la gran víctima, su gran víctima, es él. Y creo que en el futuro será el único miembro de ésta descomunal gamberrada de Gobierno, que no sabrá perdonarse.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Alfonso Ussía

Columnista de opinión en las más prestigiosas cabeceras nacionales, ha obtenido, entre otros, los premios González Ruano y Mariano de Cavia de periodismo, el Jaime de Foxá de literatura cinegética, el Baltasar Ibán de periodismo taurino, el Fíes y la Pluma de Oro del Club de la Escritura.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído