El Consejo de Administración de PRISA rechaza inicialmente la oferta de 200 millones por insuficiente

Blas Herrero: El hombre que a los 22 años vendía leche con una furgoneta y a los 70 quiere comprar El País y la SER

El empresario asturiano lleva más de una década detrás de hacerse con las radios y diarios del grupo fundado por Jesús de Polanco

Blas Herrero: El hombre que a los 22 años vendía leche con una furgoneta y a los 70 quiere comprar El País y la SER

Lo viene avanzando Luis Balcarce en Periodista Digital desde el 19 de noviembre de 2020.

El empresario asturiano Blas Herrero tiene la intención de hacerse con El País y la Cadena SER al precio de 200 millones de euros, una oferta que, en principio, ha sido rechazada, pero no de manera contundente, por parte del Grupo PRISA.

Y es que no hay que descartar, pese a la negativa inicial, que los prebostes de PRISA, pese a su infinita soberbia y ruina sideral, acaben aceptando la propuesta de Herrero y traguen como benditos con ese precio.

Es más, ahora mismo la división de medios de comunicación del llamado ‘imperio del monopolio’ en los años 90 por José María García es un auténtico agujero negro. Euro que se invierte, euro que se volatiliza. Máxime con la caída de ingresos publicitarios desde mediados de marzo de 2020 cuando el coronavirus condicionó la economía de España.

En PRISA consideran que las radios valen, como poco, unos 100 millones de euros y que una marca como el diario El País, auténtico buque insignia, no puede darse por menos de 150 millones de euros (y eso tirando por lo bajo).

La cuestión es saber cuánto tiempo puede seguir aguantando el caudal de pérdidas este grupo mediático. Porque muy dignos se han puesto en Gran Vía 32 a la hora de decir no al empresario asturiano, pero al final poderoso caballero es don dinero y más cuando el color rojo aumenta su intensidad en las cuentas de El País y de la Cadena SER.

¿MÁS PODER PARA EL BANCO SANTANDER?

Lo cierto es que en PRISA no solo es que consideren la oferta como «poco atractiva», sino que además creen que hay un tapado en la oferta planteado por Blas Herrero.

Una de las teorías más afinadas es que el empresario asturiano habría sido ‘contactado’ por el Banco Santander para aumentar su poder dentro del Grupo PRISA, donde ahora tiene apenas un 4% de participación.

La cuestión que se sustenta es que, de cara a la galería, que un banco ponga los 200 millones para amarrar un medio de comunicación de izquierdas no quedaría muy estético.

Así que, según tesis como la que sostiene Federico Jiménez Losantos, se habría buscado a un ‘caballo blanco’ como Herrero para tapar en realidad a quien es el verdadero comprador, el mexicano Carlos Slim, amigo de Felipe González, y así forzar a los accionistas ‘rebeldes’ a vender y salir de la empresa, como Amber, Telefónica, HSBC o los cataríes.

UN EMPRESARIO HECHO A SÍ MISMO

Herrero, al que llegaron a llamar de manera burlona ‘El Lechero’, es el clásico ejemplo de un empresario que se ha hecho a sí mismo, una especie de Amancio Ortega.

A los 22 años, a los mandos de una modesta furgoneta, ayudaba a sus padres en el reparto de leche. Tal fue el empeño puesto que a los pocos años ya disponía de un emporio relacionado con los hoteles, las inmobiliarias y los medios de comunicación.

Precisamente, su andadura en ese último escenario arranca en 1989 con la creación de Radio Blanca, primer paso para conseguir que le fueran concedidas siete emisoras de FM de ámbito nacional y dos autonómicas.

El primer gran éxito empresarial desde la óptica mediática llegaría a mediados del año 2001. En un caluroso mes de julio asoció 70 emisoras de Radio Blanca a Onda Cero, por aquel entonces propiedad de Telefónica, con la marca Kiss FM.

Según informa El Economista, Onda Cero se comprometía a gestionar la publicidad, garantizando que los ingresos no fueran inferiores a 18 euros por oyente, cantidad que iría aumentando hasta 2011.

Finalizando el curso de 2003 Kiss FM alcanzaba los 1,3 millones de oyentes, lo que se traducía en una cantidad superior a los 20 millones de euros.

Sin embargo, Onda Cero incumplió su parte del acuerdo. Las diferencias sobre el pago de las cantidades acordadas entre las partes motivaron un pleito que se saldó con un laudo en el que Blas Herrero recibió la nada desdeñable cantidad de 208 millones de euros.

Ahora mismo, Herrero es el propietario de una licencia de televisión en TDT, lograda en el ejercicio 2015 y cuya parrilla está gestionada por Discovery.

Pero el gran sueño de Blas Herrero se llama PRISA y más en concreto la adquisición de El País, Cinco Días y Cadena SER.

Desde el año 2009 lleva con ese objetivo en la cabeza, aunque es verdad que es a partir de 2018 cuando comienza a tomarse en serio esa compra y mucho más en este 2020, aprovechando la crisis que ha generado la pandemia por el coronavirus y que ha dejado a PRISA, al menos a su división mediática, con un auténtico tembleque en su cuenta de resultados.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído