EDITORIAL QUILOMBO

El Quilombo / Troleo a Susana Díaz en laSexta: iba de sultana y se ha quedado en odalisca del harén de Sánchez

Troleo de Cristina Pardo a Susana Díaz en laSexta. No piensen que en la cadena de Antonio García Ferreras están indignados por los apoyos de Bildu.

Solo es por disimular un poco, luego van a la farmacia y se les pasa. Les pasa como a los socialistas que alguna vez dijeron que pactar con los nacionalistas era una línea roja. ¿Te acuerdas, Susana?

La que iba de sultana se ha quedado en odalisca del harén de Pedro Sánchez. Da pena ver a la que algún día fue la promesa de la vieja guardia bailando la danza del vientre ante Sánchez.

Que no nos engañen. La traición del PSOE a sus votantes comienza con Rodríguez Zapatero, el lacayo de Maduro.

Recordemos como en 2003, el joven e inexperto líder del PSOE se presenta a hacer campaña en Cataluña en las autonómicas del 2003. Allí le esperaban Pasquall Maragall y Miquel Iceta con un nuevo engendro ideológico: un nuevo Estatuto. «La idea era ser más nacionalista que la CIU del 3 por ciento de Artur Mas y acabar con 23 años de régimen pujolista», explican en Dolça Catalunya.

Como desveló la catedrática Teresa Freixes, el nacionalismo se inventó un nuevo estatuto que nadie pedía para forzar un cambio constitucional que nadie quería.

La idea fue de un tal Carles Viver (el jefe del Consejo Asesor para la Transición Nacional, el cerebro legal del prusés) y lo que se pretendía era que, al aprobarse en Cataluña un texto que estuviera en el filo de la navaja constitucional o que, incluso, en algunos puntos fuera más allá, se forzaría el cambio en la Constitución que no se había podido obtener previamente. «Forzar el cambio constitucional» con los efluvios federalizantes que vuelven locos a los socialistas.

Ganaron los socialistas con la ayuda de la ERC de Josep-Lluís Carod-Rovira, el que pactó con ETA para que no matara en Cataluña y los boliburgueses de Iniciativa.

«A medianoche del 21 de enero de 2006 Artur Mas y Zapatero pactaron -tras un sábado de 7 horas de compadreo en Moncloa- el texto del nuevo Estatuto. Era un texto diferente al aprobado in extremis en el Parlamento regional el 30 de septiembre anterior. CiU había ganado en escaños las autonómicas de 2003, el PSC se quedó con la Generalitat gracias al pacto con ERC urdido por el inefable Miquel Iceta».

«Zapatero pacta con Mas acorde a la letra chica del régimen de la Transición: «Tú apóyame en Madrid y haz lo que quieras en Cataluña”. Hasta ese momento, Zapatero se había apoyado en la incómoda ERC, pero ahora sería CiU su sostén en el Congreso. Con el acuerdo estatutario el PSC-PSOE reconocía el liderazgo moral del nacionalismo y colocaba explícitamente al PSC-PSOE en el papel de chacha del pujolismo».

El nacionalismo es una enfermedad incurable de la que el PSOE siempre pensó que tenía vacuna. Zapatero fue un regalo para los nacionalistas.

Nuestros mayores enemigos son los políticos constitucionalistas que han mercadeado con nuestros derechos fundamentales durante 40 años para permanecer en el poder.

Nada de lo que nos ha sucedido sería posible sin la incompetencia, la desidia, el oportunismo y la falta de visión de las cúpulas de los dos grandes partidos nacionales.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído