"NO PUEDE SER QUE UNO SEA UN CRIMINAL POR IR A VISITAR A SUS PADRES"

El Quilombo / Milagro navideño en laSexta: Pardo carga enfurecida contra Illa por su «rosario» de medidas

El cachondeo autonómico con las medidas de prevención del coronavirus (absurdas, disparatadas y sin rigor científico durante toda la pandemia) ha logrado un milagro navideño: que la cadena oficial del Gobierno critique al Gobierno.

Ocurrió en el ‘Liarla Pardo’ de laSexta en la que pudimos ver a una muy enfadada Cristina Pardo a cuenta  del desconcierto que han generado en los ciudadanos los bandazos del Gobierno de Sánchez con la pandemia y la navidad.

«Yo soy periodista. El otro día me enteré de casualidad de que si voy a Navarra tengo que pedir un papel. Pero, vamos a ver. ¿Y esto dónde se ha dicho? ¿La gente tiene la capacidad de saber qué se tiene que hacer en cada comunidad autónoma?»

«A las personas nos surgen preguntas: en una CCAA no se pueden recibir allegados pero sí se puede salir a ver allegados. Illa ha dicho que no iba a haber 17 navidades distintas»

«Tenemos un rosario de medidas diferentes en cada comunidad autónoma de las que nos vamos enterando de casualidad por minutos»

Pardo se hacía eco de lo que pide la mayoría de los españoles: criterios comunes para todos con el fin de generar certidumbre y no caos como hasta ahora.

La periodista ha denunciado que en una comunidad «no puedas ir a ver a la familia mientras que en otras se están inaugurando las pistas de esquí», o que «en una no puedan entrar allegados mientras en otra se está ampliando el horario de la hostelería».

EL CAOS LO INICIÓ ESTE GOBIERNO

El Gobierno de Sánchez comenzó a liarla por navidades al introducir la figura del allegado para permitir viajes y participar en comidas durante la Navidad genera dudas en los ciudadanos y preocupación en algunas comunidades.

Según la Real Academia de la Lengua Española, se trata de alguien «cercano a otro en parentesco, amistad, trato o confianza». Una acepción muy vaporosa y confusa, pero muy acorde a este Gobierno.

Illa explicó en rueda de prensa que se trata de personas con las que se tiene «una afectividad especial» aunque no exista un «vínculo familiar definido en el sentido tradicional».

«¿Y cómo se demuestra esa «afectividad especial»?

«Pongamos un ejemplo: si un madrileño quiere viajar a Bilbao para cenar el día 25 con un allegado vasco, ¿cómo tendría que justificar ese traslado? Illa no lo aclaró y advirtió que se adoptarían «controles» para que se respetaran las medidas aprobadas», reseñaba con acierto ‘El Español’.

«Así, dada la imprecisión y la amplitud del término, cualquiera podría recurrir a la excusa de visitar a un «allegado» para moverse libremente por el territorio nacional durante estas fechas. Es el salvoconducto perfecto. El comodín. La laguna en el plan navideño de Sanidad».

Parece que se dieron cuenta de que habían metido la pata con el término porque días después de la polémica Illa ya no hablaba de ‘allegados’ en Navidad sino de «contactos a los círculos familiares más íntimos».

«NO HABRÁ 17 NAVIDADES…»

El pasado 26 de noviembre el ministro de Sanidad, Salvador Illa, aseguró:

«No habrá diecisiete navidades, habrá una Navidad en cada hogar que lo quiera celebrar en nuestro país y espero que la gente lo celebre con responsabilidad».

Ahora Illa aplaude que algunas comunidades endurezcan las medidas contra el Covid pero descarta una directriz nacional, alentando lo que él mismo decía que no iba a ocurrir porque es evidente que el Gobierno se está inhibiendo a las puertas de una tercera ola y con el peligro de la mutación del virus que ya ha anunciado Reino Unido.

Baleares, con una tasa de más de 150 casos por cada 100.000 habitantes, permite reuniones con 10 personas; en Cataluña, se limitan los encuentros a seis personas, pero los días 24, 25, 26 y 31 de diciembre y 1 y 6 de enero se amplían hasta 10 personas con un máximo de dos burbujas de convivencia.

Madrid, que registra un incremento generalizado de la transmisión de Covid-19 y reducido a seis personas las reuniones en estas fiestas, sí en cambio ha permitido los conciertos de Raphael que congregaron a unas 5.000 personas en el Wizink.

Volviendo al cabreo de Cristina Pardo, la presentadora pidió dejar de cargar las culpas sobre los ciudadanos: «Ahora parece que si vas a la casa de tus padres eres un criminal».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído