HICIERON POLÍTICA CON EL JARABE DEMOCRÁTICO QUE AHORA LES APLICAN A ELLOS

‘Los Ceaucescu de Galapagar’ piden cárcel para Miguel Frontera por «no dejarles dormir bien»

Declararon vía telemática el matrimonio y este 29 de diciembre de 2020 lo hará el acusado en Collado Villalba

Son los que importaron a este país el acoso a los políticos en sus viviendas. Le llamaron ‘jarabe democrático’ y se lo aplicaron con saña contra los ministros del Gobierno de Mariano Rajoy.

Pero aquellos antisistemas hoy están en el Consejo de Ministros, viven en chalets de lujo amurallados por un cordón de guardias civiles y gozan de todo tipo de privilegios.

Hablamos de la pareja ministerial formada Pablo Iglesias e Irene Montero, conocidos como ‘Los Ceaucescu de Galapagar’.

Éstos no toleran que los ciudadanos protesten a las puertas de sus casas y hasta tenga el atrevimiento de hacerlo poniendo a sonar el himno de España que tanto asco le da al vicepresidente Pablo Iglesias como él mismo confesó hace años tildándolo de «cutre pachanga fachosa».

El matrimonio sigue empeñado en meter en la cárcel a Miguel Frontera. Pablo Iglesias e Irene Montero han declarado vía telemática ante el juez en relación con la querella que presentaron contra este ciudadano, para quien piden pena de cárcel por varios delitos, entre ellos el de revelación de secretos, con penas de 1 a 4 años.

En el juicio, el líder de Podemos se quejó en varias ocasiones de las consecuencias de esas protestas para sus tres hijos menores de edad, que tienen que escuchar «cómo insultan a su padre».

También declaró al respecto la ministra de Igualdad, Irene Montero, quien también dijo sentir miedo y aseguró, además, que la actuación de Frontera –quien grabó imágenes de la vivienda– ha alterado «las rutinas» de sus hijos, que «a veces se despiertan».

Montero explicó que ella misma a veces no puede dormir bien y que eso le afecta incluso en su trabajo. De hecho, llegó a comentar que les ha alterado su modo de vida hasta el punto de que algunas amistades no quieren acudir a su domicilio por este motivo.

«Es una vergüenza, no tiene ningún sentido, me quieren meter en la cárcel por acudir a las afueras de su casa, por grabar el exterior y por poner el himno de España. Pero el vicepresidente no se da cuenta de que no estamos en Venezuela, lo que ocurre es que él es un fanático extremo», ha dicho Frontera a ‘La Razón.

Según Frontera, el delito de acoso que le imputan «es absurdo, si un vicepresidente del Gobierno se siente acosado por un ‘‘Viva España’’ o un ‘‘Viva el Rey’’, que vaya al psicólogo, porque el problema lo tiene él.

Y sobre la desobediencia a la autoridad es un disparate. Él fue el primero que defendió que se acosara a Soraya Sáenz de Santamaría, a Begoña Villacís y a Cristina Cifuentes, a quien amenazaron de muerte en Malasaña delante de su hijo, por ejemplo»

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído