VISTAZO RÁPIDO A LA PRENSA

El verdadero objetivo de la ‘ley de la Corona’ que prepara Sánchez: convertir a Felipe VI en «un zascandil genuflexo»

En su pomposo autobalance del 30 de diciembre de 2020 en el que el mismo Pedro Sánchez se adjudicó un ‘muy sobresaliente’ de nota, Sánchez admitió que legislará una nueva Ley de la Corona española.

La ‘Ley de la Corona’ de la que Sánchez no dio más que vagas explicaciones es una de las demandas de su socio de Gobierno, Unidas Podemos. «Paso a paso.. paso a paso. Ya irán conociendo cómo se materializa esa hoja de ruta que señaló el jefe del Estado, el rey Felipe VI, de renovación de la Corona en cuanto a la transparencia y la ejemplaridad».

Este 4 de enero de 2021 la prensa anda con la mosca detrás de la oreja sobre esta nueva embestida de Sánchez contra al Monarquía disfrazada de falsos elogios al discurso del monarca.

Juan Manuel de Prada en ABC advierte de que «la intención última de esa «ley de la Corona» que –con la excusa de controlar sus ingresos y sus gastos– están urdiendo los enemigos de la institución no es otra sino convertir a los reyes en zascandiles temblorosos y genuflexos».

¿Se espera de que los españoles salgan a la calle a defender a su rey? Olvídense. «El pueblo dimitido de la razón natural y envilecido por leyes aniquiladoras de la comunidad política, se habrá convertido en jauría de chacales babeantes de resentimiento, Pues la república será la estación final de esta cadena de humillaciones que se inició cuando los reyes se dejaron arrebatar sus bienes espirituales».

En esas mismas páginas, Ignacio Camacho sospecha que en la práctica esta ley «sea un instrumento para permitir al presidente el control absoluto de la actividad institucional de Felipe VI mediante la supresión radical de su autonomía de movimiento».

Sánchez no quiere un rey que le haga sombra. «De tal modo que no pueda volver a poner su autoridad en juego, como en octubre de 2017, para frenar un golpe o un levantamiento. El separatismo quedaría satisfecho aunque se permitiese el lujo de negar su visto bueno».

El sátrapa lo tiene todo de cara: «El garito político del sanchismo es un «winwin» en el que siempre gana la banca. Y en esta apuesta apenas está disfrazada la trampa; tiene el regusto de los platos fríos en que se sirven las revanchas2.

El salto del inútil ministro de Sanidad, Salvador Illa, a la Generalitat es aplaudido en ABC por Salvador Sostres: «Illa consigue a la vez no despertar anticuerpos en los independentistas y no ser considerado como uno cercano a ellos. En caso de necesidad, la derecha le puede tolerar, aunque solo sea en forma de abstención. Con un candidato ganador como Illa, y sin estos indultos, ERC tendrá una campaña poco halagüeña».

Juan Carlos Girauta le sigue dando vueltas al indulto a los golpistas: «Nótese desde ahora mismo la debilidad estructural del argumento: si todos somos culpables de algo, nadie lo es. O si, como quiere Sánchez, todos hemos cometido errores en una materia (Cataluña, en este caso), el contador regresa a cero para todos. La estafa moral es evidente, salvo para un socialista».

Rafa Latorre, cada vez más cipotudo como su amigo Bustos, intenta resumir a Sánchez: «Es la personificación de una idea bajísima de la España de hoy, según la cual el prestigio es una cuestión cuantitativa que sólo se nutre de horas de televisión, el ciudadano posee una memoria tik tok y unos contrapoderes livianos conforman una nación inmunodeficiente».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído