EN 'TODO ES MENTIRA' (CUATRO)

El Quilombo / El dueño de una sauna gay, harto de las broncas de Flich: «A mis 75 años follo todos los días»

A comienzos de la pandemia de coronavirus en Wuhan, entre febrero y abril de 2020, ‘Todo es Mentira’, el programa que presentan Risto Mejide y Marta Flich, se dedicó a reírse del coronovirus a mandíbula batiente.

Aquello era un virus chino con el que el periodismo solo quería crear alarmismo.

Casi un año después, apenas han pedido perdón con la boca pequeña. Lo que tienen grande es la caradura para perseguir a ‘negacionistas’ y echar broncas a organizadores de fiestas ilegales.

Tiene gracia que el programa donde Mejide le decía a su compañera el 9 de abril de 2020 que habían «invitado a una persona que tiene coronavirus al programa» en plan divertido hoy se autoproclame como el sheriff de todo aquel que incumple las normas contra el Covid.

Después de aquella bromita. Mejide tuvo que confinarse en su casa por haber estado en contacto con una persona infectada por Covid-19 y Marta Flich acabó contagiada por coronavirus.

Una de dos: o dan por hecho que los espectadores son amnésicos o les gusta tomarnos por idiotas.

Este 4 de enero de 2021 ‘TEM’ abordaba la noticia de que la policía había desalojado una sauna en Madrid donde supuestamente se estaba celebrando una fiesta ilegal.

Francisco Herrero, el dueño de la sauna gay ‘Paraíso’, aseguró en un tono cordial y educado que no había habido ninguna fiesta ni ningún desalojo. Una versión diferente a la de la Policía.

“Si la policía lo dice pues todos firmes, yo voy a respetar lo que diga la policía como he hecho toda la vida. Si lo dice la policía, será verdad”

Fue allí donde Flich perdió los papeles, comenzó a acusar a Herrero de no tener conciencia social ante el peligro de una pandemia y a exigirle «responsabilidad».

Provoca hilaridad que sea ella y sus bufones, los que gritaban ‘¡Vamos a morir a todos!’ al comienzo de la pandemia, los que sean los que aleccionen a los ciudadanos.

Herrero, que apenas prestaba atención a las broncas que le estaba echando Flich, soltó: «¿Qué problema hay en que dos personas se junten aquí a fornicar? Yo a mis 75 años follo todos los días…».

Qué mejor reclamo para una fiesta… Flich acabó pidiendo «respeto para la sociedad». El mismo que tuvo ella durante los meses en los que se burló del virus.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído