CONEXIÓN QUILOMBO

Guadalupe Sánchez: «Si fuera por desinformación, Twitter ya debería haber eliminado las cuentas de Sanidad y de Simón»

Las grandes tecnológicas se han puesto de acuerdo para acabar con cualquier plataforma que pueda servir de altavoz alternativo al coro globalista tras el veto de Twitter a Donald Trump.

Apple y Amazon se han sumado a Google en la suspensión de sus tiendas online y el servicio de alojamiento web de la red social Parler.

El motivo del gesto de las compañías de internet es que la plataforma en cuestión no ha tomado las medidas adecuadas para evitar la propagación de publicaciones que inciten a la violencia.

Pero como ha consignado la abogada Guadalupe Sánchez Baena en un imprescindible artículo en ‘VozPopuli’, son innumerables los casos en los que Twitter no ha tomado ninguna medidas contra promotores de la violencia independentista o comunista.

En conversación con ‘El Quilombo’ de Periodista Digital, Sánchez Baena, autora del libro ‘Populismo Punitivo’, considera que visto a través de un prisma meramente legal, «hablar de censura es un error» y que esto tiene más que ver con el derecho de admisión como manifestación de la libertad empresarial y del derecho de propiedad.

«Twitter está en un limbo legal. Ni en EEUU encaja en la sección 230  ni en España encaja a lo que es un medio de comunicación. No responde por lo que hacen sus usuarios pero sí se arroga derechos de editor a la hora de censurar o eliminar contenidos»

«Nos podríamos encontrar con que Europa decida que Twitter no puede eliminar cuentas o tuits a la espera de lo que decida la Policía Judicial»

«Si es por desinformación, Twitter ya debería haber cerrado las cuentas de Sanidad y de Simón»

«La suspensión de la cuenta de Twitter de Trump vino justo después de que él haya

«La censura suele ser una manifestación del poder estatal cuyo objetivo es prohibir la difusión de una opinión o noticia que se considere perjudicial o contraria a los intereses de quienes están en el Gobierno. Por eso en todas las democracias se garantiza la libertad de prensa. Las plataformas sociales son muy poderosas, desde luego, pero ni son un poder estatal ni un medio de comunicación».

«Esto último es importante, porque muchos de quienes han apoyado la suspensión de la cuenta de Trump en Twitter han aducido que, al igual que prensa y televisión deciden libremente sobre los contenidos que publican o emiten, a quién entrevistan y a quién no, la red social del pajarito azul puede hacer lo propio con las opiniones de sus usuarios».

«Pero no tienen en cuenta que la libertad de prensa lleva aparejada la contraprestación de responder civilmente por lo publicado -recuerden eso que le dijo a Peter Parker su tío de “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”- y esto es algo que no se aplica a Twitter».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído