ENERO HORRIBLE

Sorpresa: la grave pifia ‘turca’ de Vasile que puede costar cientos de empleos en Telecinco

Los errores en la programación y las 'trampas' tendrán además consecuencias legales

Sorpresa: la grave pifia ‘turca’ de Vasile que puede costar cientos de empleos en Telecinco
Paolo Vasile y Jorge Javier Vázquez.

Según cuentan fuentes televisivas, desde el 28 de diciembre de 2020, Paolo Vasile podría estar sufriendo una serie pesadillas que le impide conciliar el sueño y descansar convenientemente. Al parecer, el motivo de estos terrores nocturnos no es otro que la pequeña protagonista de la nueva serie turca Mi hija, convertida desde ese fatídico día en su particular niña de la curva.

Y no es para menos, esa noche Antena 3 estrenó esta producción que sumó a la ya exitosísima ficción Madre, también otomana, para constituir un bloque formidable de audiencias, hasta ahora invicto, y por mucho tiempo, a tenor de las audiencias que le apoyan en sus días de emisión. El resultado es para atormentar al capo de Mediaset: las dos series de Antena 3 han promediado un fantástico 17,4% frente al 9,4% de todo lo que emite Telecinco a esa hora, es decir, una distancia de tamaño interestelar en la codiciada franja comercial de prime time que hace que al capo di capi se le quede la mismísima cara del Maestro Yoda con las orejas gachas cuando mira la pantalla de Telecinco.

Y la cosa irá a peor para Vasile y compañía porque El Hormiguero 3.0 ha regresado con toda su potencia a su horario habitual para sustituir a Mi hija, que cambia el día de emisión. Algo que, según fuentes cercanas al grupo de Fuencarral, preocupa y mucho porque puede afectar a la cuenta de resultados y cuando esto ocurre quien primero lo sufre es la plantilla con despidos, no renovaciones y recortes salariales. Situación agravada por las multas millonarias que vienen y que les contamos en este artículo de Periodista Digital en los próximos párrafos…

Lo cierto es que lo que ahora se traduce en noches en blanco con sobresaltos sudorosos en la cama (ni rastro del romántico blanco satén), mirada perdida y pelo despeinado a lo Boris Johnson comenzó mucho antes. Atresmedia estrenó en Nova Fatmagül, su primera telenovela turca (enero 2018) y también la primera vez que se veía en España la ficción turca. La estrategia televisiva se convirtió en un éxito histórico y es que, desde esa fecha, en el ránking de las producciones turcas emitidas en España en ambos grupos televisivos, las 10 primeras posiciones las ocupan las series turcas ofrecidas en Nova. De hecho, Fatmagül es la ficción más vista en la reciente historia de las nuevas televisiones temáticas, no sólo de las turcas.

Por el contrario, de Divinity, el canal de Mediaset que a duras penas trata de copiar este modelo, ni rastro. El grupo italiano estrenó su primera serie turca casi al final de ese año 2018. Para entonces la actual incomodidad nocturna sólo empezaba a ser un prurito o simple comezón en la mente del mandamás italiano, pero fue el inicio de un craso error estratégico televisivo.

Ahora todos son prisas, nervios y más errores por acortar distancias con una Atresmedia cargada de experiencia otomana. Este domingo ‘filoménico’ Telecinco emitió Sábado deluxe por la cara, incurriendo en una flagrante contraprogramación puesto que no había motivo para cambiar la parrilla, salvo el de intentar acabar con su peor pesadilla y entendible desesperación, la emisión dominical de Mi hija. El resultado fue claro: la serie turca (17%) barrió el programa de Jorge Javier Vázquez (13,8%).

Y no queda ahí la cosa, este miércoles Telecinco volvió a contraprogramar puesto que va a alargar la nueva emisión de Love is in the air’ (no prevista en la primera programación) y a cambiar la película respecto a la anunciada con tres días de antelación.

Como resultado, la CNMC, el órgano regulador encargado del tráfico audiovisual podría estar preparando ya la doble multa correspondiente que los accionistas de Mediaset recibirán en el limpiaparabrisas de la pantalla principal del grupo y que estarán eternamente agradecidos. Una vez más.

El último y desesperado ejemplo de la locura turcoitaliana es la serie Love is in the air, desastrosamente estrenada este lunes con un ridículo 7,3% de audiencia (1.344.000 seguidores) después de un campañón bestial de publicidad. Las mismas fuentes aventuran que podría emitirse más veces que días tiene la semana con tal de conseguir un ‘exitito’ de audiencias y que, si por ellos fuera, inventarían la semana bisiesta. Frente a este lanzamiento, El Hormiguero logró un espectacular 20,7% (3.757.000 espectadores) y Mujer, un 18,9% (2.409.000 televidentes).

No parece que esta disparatada estrategia ni las multas venideras calmen la ansiedad nocturna del capo televisivo y le permita volver a dormir plácidamente en una larga temporada, porque la niña turca seguirá apareciendo cada semana en la misma curva televisiva, como manda la leyenda.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído