VISTAZO RÁPIDO A LA PRENSA

La prensa hace añicos a Iglesias por comparar al delincuente Puigdemont con los exiliados: «Da mucha vergüenza»

La prensa hace añicos a Iglesias por comparar al delincuente Puigdemont con los exiliados: "Da mucha vergüenza"

La entrevista de Pablo Iglesias en la televisión oficial del Gobierno socialcomunista ha levantado ampollas en la prensa.

Que Iglesias defienda que los presos del procés deben estar «libres y representar a sus votantes» y que el golpista Puigdemont «es un exiliado como los del franquismo» ha humillado a las familias de los exiliados republicanos en los años treintaque lo recibido como una tomadura de pelo más del vicepresidente chavista.

«La equiparación es más propia de un manipulador compulsivo de la historia que de un servidor público», apunta ABC en su editorial. «Puigdemont es un presunto delincuente huido, pendiente de responder por una acusación muy grave de sedición, y vive protegido en Waterloo mientras su mujer ha sido privilegiada con un oneroso sueldo público a cargo de la Generalitat».

‘ABC’ recuerda que el líder de Podemos «se ha apropiado de un discurso exculpatorio de ETA, defiende a partidos y líderes golpistas, promueve una ley prohibida como la de amnistía, se adueña de los escraches contra líderes de la derecha, pero los deplora cuando le afectan a él…, y ahora le hace la campaña a Puigdemont, que no deja de ser el desfasado profeta de un partido conservador al que nadie echa de menos en Cataluña».

La interpretación de ‘El Mundo’ la podría haber hecho ‘El País’. «Los republicanos tuvieron que huir de España porque la causa del golpismo había triunfado». Convendría no manipular. El golpe a la República lo dieron los propios republicanos a partir de 1934 con la revolución de Octubre y el pucherazo de 1936.

Pero acierta el diario de Paco Rosell al decir que «da un poco de vergüenza tener que recordarle esto a un autoproclamado luchador antifranquista –con algunas décadas de retraso– que defiende a Puigdemont por razones tácticas y también porque es incapaz de superar el complejo de inferioridad hispanófobo de la izquierda española entregada al nacionalismo más reaccionario y divisivo».

Arcadi Espada está hasta el moño de que se hable de «políticos presos, enseñando el eufemismo hasta el rabo».

«Creen que esa denominación ofende a la democracia española. Pero se trata de un argumento falso que solo demuestra debilidad de juicio. En una Dictadura los presos políticos son los que luchan por la democracia y en un Estado de Derecho los presos políticos son los que luchan contra la democracia. Detrás de la resistencia a llamarlos por su nombre hay la convicción de que la política no delinque».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Lo más leído