PROGRAMA EN DIRECTO / 20 H

El Quilombo: La izquierda antisemita se quita la careta en el panfleto de Roures

La última canallada perpetrada por Público, el panfleto fundado por Roures, corre a cargo de David Torres, un pobre infeliz que ha escrito que «los judíos del III Reich se acostumbraron a los campos de concentración, los disidentes soviéticos al gulag siberiano, y los ciudadanos madrileños al PP…» Menos mal que estos son los que recetan paracetamol y lexatin en las tertulias, menos que es la derecha que crispa y tensiona… Hay que ver lo mal que lleva la izquierda que Madrid se les resista desde hace 25 años. Roures, a ver si les invitas a un asado a todos estos resentidos y así se calman un poco. Están enfermos de odio y sed de venganza.

Pensábamos que ahí el único desequilibrado era Máximo Pradera deseándole cáncer a Macarena Olona, al que tuviste que despedir fulminantemente, no por que les indignara lo que dijera sino porque el trotskista de Mediapro ya demasiado dinero ha perdido con sus negocios en Francia como ahora tener que pagar las querellas que les iba a poner a VOX. ¿No habíais prometido que Público era un medio que se caracterizaba por unos elevados estándares éticos? Muy elevados no deben ser desde el momento en que habéis publicado esta bazofia de artículo que ha ofendido a la comunidad judía y que ha merecido una respuesta desde el Auschwitz Memorial en el que os han remitido un enlace para que no frivoliceis con el Holocausto.

Tan sensibles que sois a los delitos de odio cuando se trata de vosotros, pues al menos disimulad vuestro antisemitismo congénito. De hecho, Torres rompe con un tabú que es menospreciar al judío al de antes de 1945. Porque creíamos que como dice Alex Shapire en ‘La traición progresista’, el progre ama al judío. Al judío de antes de 1945. Porque ni bien el superviviente pone un pie fuera de Auschwitz, el judío pasa a ser un nuevo nazi en potencia. Recordemos como en 2017 en la marcha del Orgullo Gay a un pequeño grupo de lesbianas judías las empezaron a acosar por llevar la estrella de David estampada en su bandera arcoiris. Su pecado no era ser judías sino pro israelíes, algo que es imperdonable para nuestra plural y tolerante izquierda. Allí la tienen a Judith Butler (feminista y lesbiana, es decir, intocable para la izquierda) decir: «Hamás y Hezbolá son movimientos sociales y progresistas», delante de una multitud en 2006 en Berkeley.

Todo judío es un sionista en potencia hasta que se pruebe lo contrario. Como dice Shapire, han pasado de ser la víctima perfecta (no encontraréis un solo documental de los gulags comunista en Netflix) al verdugo perfecto. «Desde Goldman Sachs hasta las grandes entidades financieras de Wall Street, prácticamente todas están en manos de judíos». Este lugar común se escuchó en una mesa de tertulia llamada «El poder sionista en EEUU’. El programa era Fort Apache y el moderado un tal Pablo Iglesias. Nada extraño en una cadena financiada con dinero de los sátrapas iraníes. Pablo Iglesias denunció el «proyecto de derecha mundial» que está normalizando Israel.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído