CONEXIÓN QUILOMBO

Juan Soto Ivars: «Hablar de la nacionalidad de los violadores cuando no son españoles es tabú en los medios»

¿Cómo podemos defender el pensamiento individual ante el exceso de líneas rojas?

Los proyectos comunes que han sostenido las sociedades democráticas occidentales parecen rotos. Ni siquiera una pandemia global logra hacernos comprender que los grandes retos requieren respuestas colectivas.

Sometidos a las reglas del identitarismo, una polarización extrema ha dado lugar al narcisismo tribal y al ensimismamiento autorreferencial. Colectivos erotizados por su propia identidad y hostiles al resto, victimistas profesionales y nacionalistas excluyentes dominan un panorama donde parece justificable eliminar los derechos de las personas en pos de una causa mayor.

TITULARES DE JUAN SOTO IVARS

«La religio era que nuestros hijos vivirán mejor que sus padres. Una vez que se rompe eso que nos liga las identidades tribales cogen fuerza y entonces es cuando es más importante ser catalán, español, gay. negro o blanco, pequeñas tribus cada vez más agresivas que dan refugio a esos que han perdido uan creencia común. Sin una idea que nos religa todas las cuentas del collar se desparrama. Ahí es donde las sociedades abiertas se van a tomar por saco».

«La corrección política responde a un repliegue, a una estrategia de defensa simbólica. La libertad y la cultura son una amenaza porque están construidas bajo estructuras de dominación y opresión. Lo peligroso de la corrección política es que entiende que en la libre expresión hay un daño. Crean una falsa correspondencia entre la expresión y los efectos sociales. El chiste de mariquitas hace peor la vida de los gays. Al matrimonio gay hemos llegado con chistes de mariquitas».

«Juan Calvino es el ejemplo paradigmático de cómo un hereje se convierte en un inquisidor. El tribalismo es una lucha de ortodoxias y por eso es tan peligroso para la democracia»

«¿Qué pasa con el disidente cuando alcanza el poder? Que se convierte en un inquisidor. Mira BLM. Son herejes, pero ya vemos la dictadura que han montado una vez que han conseguido el poder»

«El fanático quiere la Arcadia ya, en un proceso revolucionario siempre nos lleva ventaja porque no se hace preguntas y va más rápido. Y una vez que alcanza el poder, comienza la purga empezando por los propios. Por eso Juan Calvino es la figura clave de nuestro tiempo»

«Los tabúes son necesarios. El incesto es un tabú que nos hemos impuesto como especie. En un proceso revolucionario, cada tribu intenta demoler tabúes para imponer otros. Este proceso tribal nos lleva a una esclerosis tribal»

«Las tribus quieren destruirlo todo para reconstruirlo según sus propios planos. En esos planos no hay parlamentos, hay cárceles o gulags»

«Vigilarse a sí mismo, es algo muy de las sociedades protestantes. La pandemia aceleró la corrección política. Es muy curioso que esto haya entrado en sociedades latinas»

«Te admito que me ha incomodado leer en el libro como puede haber una correlación entre la llegada de refugiados sirios y el aumento de los delitos sexuales»

«Hablar de las denuncias falsas de la violencia de género o de la nacionalidad de los violadores cuando no son españoles es tabú en los medios de comunicación»

La casa del ahorcado es un demoledor y controvertido ensayo que observa los efectos de la cultura del sentimentalismo en la libertad de expresión y analiza algunas de las manifestaciones más alarmantes de nuestro retroceso hacia la tribu. Con mirada antropológica, pero sin intención académica, Soto Ivars nos ofrece un recorrido por diversos casos contemporáneos de retorno al tabú, el horror sacro, el chivo expiatorio, la herejía y el castigo ritual, y propone la restauración del concepto de ciudadanía como única salida a la guerra civil de las identidades.

«Comparto con las almas puras la idea de que nadie con un mínimo de sensibilidad mencionaría la soga en la casa del ahorcado, pero como veremos en las próximas páginas, nos enfrentamos a un problema enorme: en un mundo global e hipercomunicado la casa del ahorcado no tiene paredes, ni puerta por la que escapar, abarca el mundo entero sin dejar un resquicio para la libertad.»

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Lo más leído