"Que me perdonen los mayores"

Fernando Simón: «No es lo mismo que muera una persona de 95 años a que lo haga una de 20»

El director del CCAES, que no acertó una sobre el coronavirus, pone un siniestro broche a una política gubernamental que condenó a muerte a toda una generación de españoles

Fernando Simón: "No es lo mismo que muera una persona de 95 años a que lo haga una de 20"

Bestial, despiadado y hasta inhumano, la frase de Fernando Simón, sobre todo cuando recordamos que Gobierno Sánchez, al que se muestra tan próximo, sacrificó en los terribles inicios de la pandemia a toda una generación de españoles, que llevaban más de siete generaciones dándolo todo por el país, y a la que se dejó morir sin respiradores, ni UCIs, porque una mezcla perversa de ineptitud, imprevisión y sectarismo.

«Que me perdonen las personas mayores porque esto es duro decirlo, pero no es lo mismo que fallezca una persona de 95 años a que fallezca una de 20».

Son palabras textuales del doctor Simón.

Es complicado atinar con la cifra exacta, porque el Gobierno PSOE-Podemos ha mentido reiteradamente y ocultado datos a la opinión pública, pero se calcula que cerca del 80% de los muertos por Covid en España eran mayores de 75 años.

Según el informe de Inverence, la empresa internacional de Big data, el Covid-19 ha barrido a toda una generación de españoles mayores.

Y la pregunta que corre frenética por Whatsapp es que razón existe para negar ayuda y asistencia urgente, como se hizo en una fase, a la gente que más había contribuido a levantar España, con su esfuerzo, trabajo, impuestos y aportaciones a la Seguridad Social.

La respuesta la tendría que dar el Gobierno Sánchez, pero no lo hará.

UN EXPERTO QUE NO DA UNA

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), se ha pronunciado así, este 14 de junio de 2021, en su rueda de prensa de los lunes mientras explicaba los riesgos que todavía se corren si no se respetan las medidas de seguridad para contener el coronavirus.

Simón ha explicado que si no se respetan las medidas los jóvenes pueden llegar a estar «enfermos, hospitalizados, en la UCI y algunos de ellos, poquitos, pueden fallecer».

España sigue conteniendo los contagios de coronavirus, pero no a la misma velocidad que sus vecinos europeos.

Este ritmo lento, que hace que el Ministerio Sanidad siga registrando a golpe de lunes 8.167 nuevos casos -son 1.375 menos que el fin de semana pasado y supone la cifra más baja en un fin de semana desde finales de julio-, lo achaca Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, a las celebraciones de fin de curso.

Abundan las infecciones sobre todo entre los más jóvenes, que son los que además aún no están protegidos por la vacuna, y aunque en ellos el virus no es tan devastador como en los mayores, la probabilidad de que fallezca alguien de 20 años existe, recordó este lunes el epidemiólogo; el SARS-CoV-2 aún sigue ahí.

«Cuando se juntan grupos de jóvenes no vacunados sí puede haber transmisión -advirtió Simón-. No estamos lejos del umbral de inmunidad de grupo, pero esos grupos que todavía no están vacunados, si no respetan las medidas de control, pueden enfermar, necesitar hospitalización, acabar en uci e incluso fallecer. No es lo mismo que fallezca una persona de 95 a una de 20 años, y estamos todavía en ese riesgo.Tenemos que aguantar un poco más».

La incidencia acumulada a 14 días se sitúa actualmente en los 104 casos por cada cien mil habitantes, cuatro menos que el pasado viernes (último día que Sanidad ofreció datos). Lleva a la baja desde hace mes y medio, concretamente desde el lunes 26 de abril, cuando llegó a 235 contagios por cien mil habitantes, y ya son seis los territorios que han entrado en la nueva normalidad: Murcia (48,4), Galicia, (42,3), la Comunidad Valenciana (40,9), Baleares (40,6), la Comunidad Valenciana (40,9) y Ceuta (45,1).

La tasa de contagios no es el único indicador que lleva cayendo desde hace semanas: a día de hoy hay 3.414 enfermos de covid-19 ingresados en algún hospital español (700 menos que el lunes pasado), de los que 917 están en cuidados intensivos (207 menos que hace siete días). Los porcentajes de ocupación covid ya están en niveles muy bajos (2,77 % en planta y 9,69 % en uci) y la positividad, que sigue por debajo del 5 % fijado por la OMS para dar por controlada la transmisión, continúa reduciéndose y este lunes marca un 4,35 %.

Por primera vez en lo que va del 2021 los pacientes contagiados con coronavirus ocupan menos del 10 % de todas las camas de uci disponibles en España, que alcanzaron el pico de saturación el pasado 1 de febrero, al 45,3 %, en lo peor de la tercera ola. Además, Sanidad notificó este lunes solo 16 nuevas muertes, un recuento que Simón pidió tomar con cautela, ya que puede haber retrasos en la notificación de fallecidos por parte de las comunidades debido al fin de semana. Hace solo cuatro días, Cataluña incluyó 84 fallecimientos de golpe al cómputo total que no había comunicado en su día.

De cualquier forma, los decesos distribuidos en la serie histórica por fecha de defunción empiezan a consolidarse por debajo de los 30 al día. Hasta en seis territorios (Navarra, Extremadura, Baleares, Asturias, Ceuta y Melilla) no ha muerto nadie con covid en la última semana, según los datos del ministerio. Galicia lleva tres días sin notificar ningún nuevo fallecimiento.

El fin de la mascarilla en exteriores, «pronto»

Después de que Francia anunciase este lunes su intención de desprenderse de las mascarillas en espacios abiertos ya el 1 de julio y de que Alemania admitiese que también se lo está planteando, Fernando Simón confirmó que el Gobierno español trabaja en la misma línea: hacerlo progresivamente y primero al aire libre.

El Ministerio de Sanidad considera que podría darse ya la «situación adecuada» para dejar de usarla, un paso que «será pronto», aunque de momento rechaza fijar una fecha concreta.

«Estamos esperando al momento oportuno», dijo el director del CCAES. «Si bien podemos estar en una situación adecuada para no utilizarla en exteriores, en interiores todavía es muy necesaria. Esto es una evolución progresiva. No tiene sentido ni podemos cambiar las conductas que favorecen la transmisión de forma radical. Se tiene que ir retirando progresivamente a medida de que mejore la inmunización de la población».

Varias autonomías, entre ellas Galicia, han reclamado ya que la mascarilla deje de ser obligatoria al aire libre.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído