LA SEGUNDA DOSIS

Vicente Gil: «La opacidad de Sánchez con sus viajes, que pagamos todos, es inaceptable»

La Justicia ya se pronunció hace unos meses, dejando claro que es ilegal intentar tapar con el manto de ‘secreto de Estado’ lo que no lo es y debe ser puesto en conocimiento de la ciudadanía, pero a Pedro Sánchez le importa un comino la Ley.

Hablamos de todo ello y en concreto de las opulentas vacaciones del líder del PSOE con el periodista Vicente Gil, que analiza lo que se esconde detrás de tanto ocultismo en ‘La Segunda Dosis’, el programa que Alfonso Rojo lanza diariamente en el canal de Youtube de Periodista Digital.

La lista de promesas incumplidas que acumula Sánchez en sus dos años de mandato carece de precedentes.

Si algo está caracterizando su forma de ejercer el poder es la hipocresía y el acentuado cinismo.

El líder del PSOE, que tanto blandió la bandera de la honestidad y la transparencia para llegar a La Moncloa, se ha revelado como un maestro del descaro y la opacidad.

Prueba de ello es su despreocupada y abusiva utilización de medios públicos, financiados con el dinero de todos los contribuyentes, para asuntos de índole estrictamente personal.

Poco después de llegar al Gobierno, Sánchez se traslado en el avión presidencial de las Fuerzas Aéreas a Castellón, viaje que terminó en un concierto de rock. Y no ha sido esa la única vez.

Ese mismo verano usó el helicóptero oficial para acudir a la boda de su cuñado en un pueblo de La Rioja y hace unos días  volvió a subirse a una aeronave militar para irse de vacaciones con su familia a Lanzarote, al palacio que le regaló Hassan de Marruecos a al Rey Juan Carlos I.

El empleo de recursos públicos para fines privados constituye un despropósito, puesto que tales medios se idearon para cubrir los viajes oficiales del presidente, no sus escapadas familiares.

Sin embargo, más grave si cabe es el inaceptable ocultismo que ejercita el Gobierno para evitar que la opinión pública conozca el coste de tales dispendios.

El manejo del dinero público debe ser conocido por la ciudadanía, como bien establece la ley, y más aún si va destinado a fines particulares. La transparencia que prometía Sánchez brilla por su ausencia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído