LA SEGUNDA DOSIS

Alfonso Rojo: «Carmona tiene más y mejor curriculum que Sánchez, Garzón y Montero juntos»

Hoy, de forma excepcional y sin que sirva de precedente, vamos a hablar bien de uno del PSOE.

De un tipo al que están sacudiendo tirios y troyanos, por arriba, por abajo, por delante y por detrás.

Vamos a hablar bien de Antonio Miguel Carmona, quien como todos ustedes ya saben acaba de ser nombrado vicepresidente de Iberdrola, con un sueldo de medio millón de euros al año y la misión de para liderar la nueva estrategia comunicativa de la compañía eléctrica.

Carmona es un incoherente de cojón de mico. Para comprobarlo, basta ver los videos de algunas de sus intervenciones en televisión o en actos políticos, que hemos estado publicando en Periodista Digital.

Pero eso es algo menor, casi anecdótico.

Lo relevante, la verdadera incongruencia, lo absurdo, el desatino, es que, siendo un español de pro, convencido de que lo mejor de Cataluña es ser una región española y de que a los asesinos etarras no se les puede dar ni agua, haya llegado a los 58 años militando en una formación que se abraza a los golpistas catalanes y chalanea con los terroristas vascos.

Pero no es por eso, por todo lo que se ha tragado ‘orgánicamente’ durante los 21 años transcurridos desde que Zapatero llegó a secretario general del PSOE, por lo que ahora se crucifica a Carmona.

En masa, dirigentes socialistas, reputados podemitas, tertulianos de postín y analistas de renombre, cargan contra él enarbolando las puertas giratorias y acusándole de haberse vendido al capital y exigiéndole que el harakiri.

Pues miren: yo, que llevaba sin intercambiar con él una palabra desde hace casi tres años, he reactivado su cuenta en WhatsApp y le he mandado ya un par de mensajes dándole ánimos e instándole a que ni pestañee.

Y lo he hecho porque Carmona merece mucho más esa vicepresidencia de Iberdrola que todos los que se han lanzado contra él.

Para empezar, es profesor de Economía y de los buenos, como atestiguan sus alumnos del CEU.

Es teniente en la reserva del Ejército del Aire. Habla un inglés excelente. Es culto, divertido, cosmopolita y hasta leal, algo realmente inusual entre los políticos.

Hace siete años, cuando en LaSexta noche, en el curso de una acalorada discusión, le comenté festivo a Ada Colau que para el hambre que según ella se estaba pasando en la España de Rajoy, yo la veía bastante ‘gordita’ y los millonarios directivos Atresmedia optaron escandalizados por borrarme de la faz de la Tierra, el único de los tertulianos de aquella casa –y había de todo incluidos varios muy de derechas- que osó alzar la voz y comentar que era una cacicada, fue el.

Tiene coña que se lancen a la yugular de Carmona los mismos que hicieron consejero de Renfe a Koldo García, cuyos méritos, además de haber sido portero de discoteca se reducían a haber operado como chófer del ministro Ábalos, quien por cierto llegó al cargo sin carrera ni licenciatura alguna.

De la compañera de cama de Pablo Iglesias, también ministra, no voy a decir nada. Y tampoco del resto de zarrapastrosos, colocados en el Gobierno, las empresas públicas, el IBEX y mil chiringuitos.

Antonio Miguel Carmona tiene más y mejor curriculum que Sánchez el de la tesis fake, que el licencioso alcalde de Valladolid, que la ministre Montero, que Garzón el de las chuletas y que la totalidad de los ministros del Ejecutivo socialcomunista.

Que se olvide Carmona de este  PSOE guerracivilista e indigno y disfrute del cargo, donde estoy seguro que lo hará muy bien.

Te puede interesar

TIENDAS

TODO DE TU TIENDA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas de tu tienda online favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído