LA SEGUNDA DOSIS

Alfonso Rojo: «vivimos en España tiempos de cobardes y de chorradas»

Para expresar lo que siento se me ocurren muchas palabras: ira, cólera, irritación, enfado, enojo y sobre todo… hartazgo.

Porque el motivo, lo que me cabrea tanto, es que esto de los fascistas catalanes, que se llaman a sí mismos antifascistas, atacando a quienes se atreven a decir que son españoles, se repite con tanta frecuencia como impunidad.

En este caso ha sido un estand de la asociación estudiantil ‘S’ha Acabat’, en la Universidad Autónoma de Barcelona.

¿Creen ustedes que el rector hecho o dicho algo?

Ni palabra, como tampoco lo han hecho la Generalitat, el Ayuntamiento de Colau, el claustro de profesores, los columnistas de La Vanguardia, la subvencionada TV3, los tertulianos de plantilla o ese vago redomado llamado Manuel Castells, a la sazón ministro de Universidades.

Cae por su peso que el Gobierno Sánchez ni está ni se le espera, porque sería chocante que se escandalizara ante violencia como la de la UAB, cuando se abraza cada día a los asesinos de un millar de españoles.

Cierto que tampoco acudieron, cuando se les necesitaba, anteriores gobiernos, socialistas o populares, pero nunca se habían alcanzado las cotas de ignominia y cobardía del Gobierno PSOE-Podemos.

Es evidente que, en la Universidad española, esencialmente en la pública, la libertad, el debate y la reflexión brillan por su ausencia. También el valor.

Y eso hace especialmente entrañable el gesto, el desafío, de esa decena de chavales de ‘S’ha acabat’, que han visto en el vídeo.

No es fácil ni está exento de riesgos remar contra corriente y salirse del guion.

Seguro que hasta les pondrían mejores notas sus amedrentados profesores, si en lugar de defender principios se plegaran como borregos por temor a la turba.

Y desde aquí quiero rendirles un pequeño homenaje.

Vivimos en España tiempos de cobardes y de chorradas.

En Barcelona, con dinero público, han abierto la ‘escuela de masculinidades’, donde se preguntan, ¿cuál es el verdadero hombre?

El Ejecutivo socialcomunista saca, casi al alimón, una chavista Ley de Alquileres y una paga para chavales que hayan cumplido los 18 y que por tanto puedan votar en próximos comicios.

La guinda ha sido lo del carnet obligatorio, para tener perro.

España es el único país del mundo donde no necesitas estudios para ser ministro, pero es necesario hacer un curso para sacar al perro a cagar.

Cualquier paisano, aunque sea asesino convicto, narcotraficante, psicópata, adicto a la heroína o incluso pederasta puede tener hijos sin necesidad de superar una prueba de idoneidad, pero está obligado a hacer un cursillo si en lugar de vástagos lo que quiere es tener mascota.

Y cuidado con aplicar la eutanasia a los animales. Prohibido.

En la España progresista usted le puede aplicar la eutanasia a su abuelo o a su padre, pero no a su perro, bajo pena de hasta 600.000 euros.

Sumen a eso que van a ordenar a las empresas vigilar si sus empleados lanzan miradas lascivas, que te puedes cambiar de género y pasar de mujer a hombre o al revés con una simple visita al registro y que empiezan a prodigarse los talleres de sexo para niños y díganme si estamos a o no en el país de las tonterías.

Y para colmo, cada vez que habla el socialista Sánchez, sube la luz.

Aquí no cabe un tonto más.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído