Hugo Pereira: “España está gobernada por condenados, ineptos y cafres de PSOE y Podemos”

Desde que Pedro Sánchez comenzó la ‘okupación’ de La Moncloa, gracias a los votos, saben ustedes, de aquellos que intentaron quebrar la convivencia y la unidad de España, y aseguraron que lo volverán a intentar; gracias, también, al brazo político de la banda terrorista ETA que no esconde su admiración hacia aquellos que asesinaron por igual a civiles-militares, mujeres-hombres, niños-mayores; y, por supuesto, gracias a un partido de violentos, delincuentes y cafres como lo es, sin duda alguna, Unidas Podemos; pues desde ese momento, semana tras semana, tenemos que soportar o una conculcación de derechos y libertades, o una tontería dialéctica, o medidas económicas desastrosas, o un nuevo pisoteo de la justicia, o la compra de votos o la invención de un nuevo chiringuito/cargo para situar a sus familiares y amigos o soportar todo esto al mismo tiempo. Como ocurrió, precisamente, esta semana. De hecho, me atrevería a calificar los últimos siete días como los más vergonzosos desde, mínimo, el inicio de este año. Y ahora me vais a entender.

Vamos a comenzar con Alberto Rodríguez, diputado de Podemos, condenado por el Tribunal Supremo a un mes y 15 días de cárcel por un atentando a la autoridad al haber pateado a un Policía en una manifestación contra la Ley Wert. Además, por esta condena e inhabilitación, perderá su escaño en el Congreso. Pero este no es un caso aislado. Se suma a los otros 14 condenados del núcleo duro de Podemos y personas de confianza de Pablo Iglesias e Irene Montero como Isa Serra (también condenada por enfrentarse a la Policía), como Juanma del Olmo (por intromisión ilegítima al honor), como Pablo Echenique (por contratar a su asistente en negro) y, atención, otros condenados incluso por ser cómplice en un asesinato, como Pilar Baeza; por robar con violencia e intimidación en un Banco de Orense, como José Luis Nieto; por pertenecer a ETA como Josetxo Arrieta o, incluso, por un delito contra la libertad sexual de una niña como perpetró Pedro de Palacio, además de otros condenados por trapicheo, tenencia ilícita de armas, etc. Esta es, queridos amigos, la cantera de Podemos. Y hay que decir por ello, alto y claro, que tenemos un Gobierno con un partido, Podemos, que guarda una relación no de casualidad, sino de causalidad, con la violencia y el crimen.

Pero esto no es lo único. Saben ustedes que unos ilegales violaron ferozmente a una chica en Reus por portar una camiseta con el logo de VOX. Es evidente que la inseguridad motivada por el exponencial aumento de los ilegales es ya algo insostenible e incontrolable. Y el Gobierno lejos de hacer algo por revertir la situación, lo aplaude, o lo silencia o lo empeora. Concretamente, preguntada por esta violación y si la condena, Irene Montero dijo que lo que ella condena es el fascismo. Con lo cual, la Ministra de Igualdad entiende la agresión sexual porque la víctima era un militante de VOX y, por tanto, para Montero es una fascista. Esto es una ignominia. Una locura. Una vergüenza. Que haría dimitir a cualquier representante público en un país serio y avanzado como no lo es España desde que estos locos okupan el poder. La Ministra de Igualdad que gestiona 450 millones de fondos público y que ahora, si se aprueba el anteproyecto de los Presupuestos Generales del 2022, todavía contará con más millones.

Y qué decir del bono cultural. Una medida que tiene como único objetivo comprar las voluntades políticas de los más jóvenes, además comprar sus votos con el dinero de los contribuyentes, esto es, con nuestro dinero. Además es que ya ni se esconden. El bono cultural podrá ser disfrutado solamente por jóvenes mayores de 18 años, casualmente cuando comienzan a votar; pareciera que los de 15, 16, 17 años pues no leen libros, no van al cine o no escuchan música. Lo que es evidente es que esos 400€ destinados para comprar votos son ilegales, porque comprar votos en España es ilegal, y por tanto Pedro Sánchez y los de su Gobierno, en general, son unos delincuentes, repito, delincuentes. Y, segundo, esos 400€ como nos recuerda Alfonso Rojo, director de Periodista Digital, serán usados por los jóvenes para irse de botellón cuando no para comprar porros.

Y quien también parece que recibió uno de esos bonos culturales y se fue a comprar ipso facto un porro es la exministra Laya. Recordad, la que nos metió en una crisis diplomática con Marruecos tras colar de forma ilegal al terrorista Ghali, líder del Frente Polisario. Pues ante el juez, declarando como imputada, se acogió a una supuesta Ley de secreto gubernamental que solo ella conocía, desde luego no el juez, para ocultar quien ordenó la entrada del enemigo número uno de Marruecos. Lo de este Gobierno que, por cierto, son todos responsables al actuar de forma colegiada, es un sin parar de mentiras, ignominias y vergüenzas.

Pero no todo son malas noticias, tal y como destacamos en Periodista Digital, el panfleto de Dina Bousselham, la protegida de Pablo Iglesias, es una auténtica ruina: acumula ya 15.000 euros en pérdidas. Estos podemitas no saben mantener un negocio y pretenden gestionar un país. Que Dios nos coja confesados.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído