LA SEGUNDA DOSIS

Alfonso Rojo: «El amor entre el PSOE y los malvados viene de lejos»

Lo del amor del PSOE por los malvados viene de lejos.

Esa proclividad de los socialistas a comprender, matizar, disculpar y entrar en componendas con los matarifes etarras, no es algo que se haya sacado de la manga Pedro Sánchez para asegurarse la aprobación de los presupuestos o prolongar su estancia en La Moncloa.

Casi a la vez que PSOE y PP firmaban el pacto antiterrorista, siendo Aznar presidente del Gobierno, el maltratador Eguiguren negociaba a escondidas con el batasuno Otegi.

Con el mismo facineroso, al que Zapatero etiquetaba como ‘hombre de paz’ y LaSexta de Evole y Ferreras dedicaba programas hagiográficos.

Y de aquellos polvos, estos lodos. Porque ahora tenemos al partido de los herederos de ETA, el que homenajea a psicópatas como Henri Parot y se vanagloria de la cantidad de muertos que han ido dejado regados por el camino, como socio parlamentario del PSOE.

En Navarra, en el País Vasco y ahora, oficialmente, en Madrid.

Otegi, condenado en su día por secuestrador y como jefe de la banda afirmó el lunes ante militantes de Bildu que está dispuesto a votar los Presupuestos Generales si con eso salen a la calle los 200 terroristas de ETA que siguen todavía presos.

El pacto del jefe de los etarras con el jefe de los socialistas responde a la hoja de ruta que en su día negoció Zapatero con ETA y que incluye el compromiso por parte del PSOE de que en seis años no haya un solo etarra en la cárcel.

Una vez más, Sánchez ha vuelto a mentir, con un relato infumable que la izquierda progre consume con avidez y los medios de comunicación afines, que son casi todos, difunden de modo indigno.

Otegi no miente. Sánchez y Marlaska, sí.

Y, por tanto, ya sabemos lo que se avecina.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído