LA SEGUNDA DOSIS

Alfonso Rojo: “El histérico Elorza, el caradura Monedero, el mentiroso Sánchez y otros mangantes”

Seguro que alguna vez me han escuchado que sería conveniente instalar controles de alcoholemia, psicotrópicos y otras sustancias a la entrada de los platós de televisión, donde tienen lugar las tertulias más conocidas.

Hoy y tras ver el desbarre que este 24 de noviembre de 2021 perpetró el socialista Odón Elorza desde la tribuna del Congreso de los Diputados, considero urgente ampliar la medida a las Cortes.

Escuchar a Elorza, durante 20 años alcalde de San Sebastián, ciudad en cuyas calles asesinaron los terroristas etarras a más de 100 inocentes, gritar histérico que ETA ya no existe, pero el franquismo sí, mientras los de BILDU, PSOE, Podemos, ERC y otros zarrapastrosos le aplaudían, te obliga a pensar que ni el paisano ni sus admiradores estaban en sus cabales.

Bildu, el partido que homenajea reiteradamente a los asesinos del socialista Fernando Múgica, ejecutado de un tiro en la nuca en 1996, cuando Elorza era alcalde, tiene en estos momentos más concejales y mucho más poder en San Sebastián que el PSOE.
No siempre fue tan necio Elorza y hasta plantó cara a los malvados en la calle más de una vez, lo que hizo que estos, intentando desprestigiarle, se refirieran siempre a él como ‘Odón Cogorza’, pero creo que aquellos años tan duros, dejaron huella.

El miedo tiene esas cosas y al final, tras pasarse dos décadas mirando cada día debajo del coche, sospechando de cada sombra, brincando al menor ruido y con escolta hasta en el cuarto de baño, debieron dejar capado a Odón, que ahora, en un claro ejemplo de ‘síndrome de Estocolmo’ y para seguir cobrando como diputado y en sintonía con Sánchez, se abraza y adora a los verdugos. Una pena.

Por cierto, que se le complica al podemita Monedero el panorama judicial, porque el Pollo Carvajal revela ahora que la dictadura venezolana le pagó otros 600.000 en un hotel de Caracas y que el de Podemos usaba el alias de ‘el español’. Tiene narices.
Casi tantas como los datos que empiezan a aflorar sobre la forma en que el socialista Sánchez está gastando ya los fondos europeos.

Algunas de las partidas, de las que tenemos constancia, serían para partirse la caja de risa, si España y los españoles no estuviéramos tan aperreados y al borde de la ruina: 100 millones a los vagos de los sindicatos, 60 millones para evitar daños a las aves y 3,5 para propaganda oficial, con la que domesticar periodistas.

¡Manda huevos!

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído