Clave Editorial

“Estos ‘indepes’ son nazis aplaudidos por Sánchez”, Hugo Pereira desmonta la cacería al niño en Canet

Como cada sábado a las 20:00 horas, se emite ‘Clave Editorial’ desde el canal de Periodista Digital en Youtube

Fíjense que tenemos un Gobierno de socialistas y comunistas que desde que llegó a La Moncloa no hace más que dar vergüenza ajena, acabar con derechos y libertades, con la separación de poderes, destruir el Estado de Derecho, la economía a nivel macro, también la economía familiar… pero lo que hemos visto esta semana por parte de los socios de Pedro Sánchez, los socios separatistas catalanes, es una auténtica línea roja que han cruzado y que en un Estado que se dice democrático, con garantías legales y desarrollado nunca se debería haber producido.

Y si se produjo fue gracias a la permisividad de un Gobierno de España que solo tiene un adjetivo que lo define: miserable.

Me estoy refiriendo, como ya habrán sospechado, a la cacería humana que un pobre niño de 5 años y su familia están sufriendo en Canet por parte de unos violentos e inhumanas bestias, que dicen ser nacionalistas-separatistas catalanes, pero que cuyas formas y modus operandi manifiestan la mayor degradación del ser humano que, aunado a la falta de libertad y seguridad que va in crescendo en Cataluña y, por tanto, en España, no dudan, y así se le permite, exhibir las más infames técnicas de señalamiento, amenaza y ejecución nazi. Repito, nazi.

Fíjense, lo que está ocurriendo en Cataluña e, insisto, por tanto en España, es el retrato de una sociedad, la catalana, que está sometida al más brutal e ignominioso yugo de un nacionalismo completamente liberticida, que es firme promotor de una segregación racial, que está basado en una teoría y hechos idílicos cuando no manipulados, tergiversados o directamente inventados (que si república catalana; que si Miguel de Cervantes y William Shakespeare eran la misma persona, y además catalanes; que si Santa Teresa de Jesús era de Barcelona; que si la nación catalana nace en el siglo VII antes de Cristo o que si Colón era catalán… estas son teorías pronunciadas por teóricos separatistas catalanes) y, además, saben que para lograr la absoluta supeditación de los catalanes a su absurdo designo no cabe otra forma que recurrir a la amenaza, para infundir el temor, cuando no imponer violentamente sus ideales pero, sobre todo, usar a los niños.

El engaño, así lo entienden, tiene que absorberse en las etapas más iniciales de la vida: cuando los más pequeños tienen menos o una nula capacidad crítica y cuando son mucho más receptivos es, evidentemente, más fácil adoctrinarlos. Y en esas están. Tienen un plan muy bien pensado, a largo plazo, absolutamente malévolo, pero cuentan con la absoluta permisividad de un Gobierno, el de Sánchez y su banda, que está enteramente rendido a los pies de unos nazis de cuyos votos y apoyos depende el logro y mantenimiento de su principal y único objetivo: mantenerse en La Moncloa y todo lo que esto conlleva: poder, dinero, contactos, facilidades y fama. Eso sí, a costa de todos los españoles. Y, perdonadme que os diga: pero toda esta panda de miserables, enfermos, perversos, bestias, violentos, ignorantes y malvados lo están consiguiendo.

El Gobierno Frankenstein está más vivo que nunca, lo veíamos en pleno funcionamiento con la aprobación de los Presupuestos, y los separatistas catalanes y, también, los etarras de Bildu se sienten cada día más y más impunes para sortear la legalidad, el Estado de Derecho y continuar con la destrucción de la libertad, la convivencia y la unidad; que son, recuerdo, los pilares o bastiones básicos y fundamentales de nuestra Constitución y democracia. Para los que tratan de apedrear, infundir el terror, señalar y someter a los que, como los padres de este niño de 5 años de Canet del Mar (Barcelona) osan pedir el respeto de la Ley, el preservar la libertad y el garantizar la seguridad y convivencia, para estos no habrá ni la convocatoria de la Comisión de Delitos de Odio, ni sentencias televisadas de Marlaska, Montero y compañía, ni mucho menos la actuación de la Fiscalía o, ni tan siquiera, un mísero ‘tweet oficial’. Nada de nada. Porque de esto no pueden sacar rédito electoral, que es por lo único que mueven un dedo. Como rápidamente lo movieron con lo que a todas luces era, y así se confirmó, una agresión homófoba falsa e inventada pero que hizo actuar en décimas de segundo a las instituciones estatales, Ministros, Presidente del Gobierno y ciudadanía que ahora como, insisto, miserables, silencian, callan y permiten en la Cataluña independentista. Esto es algo inaudito e imperdonable en cualquier país que fuera serio, desarrollado y democrático. Como no lo es España.

Eso sí, el Gobierno Sánchez, sobre todo la inútil Irene Montero, la cajera de supermercado colocada como Ministra, por su pareja o expajera Pablo Iglesias -a saber-, en cualquier caso lo contrario al empoderamiento feminista que pregona, pues fueron veloces a la hora de criminalizar a Francesco Arcuri, cuando no hay nada contra él, nada de nada, más que el testimonio de una secuestradora de niños, Juana Rivas, y que, según un juez, es también un potencial peligro para sus hijos. Pues a esta querían indultar. Esta era la que ‘estaba en casa’ de todas las muy feministas que han acabado demostrando que son, realmente, muy tontas, cursis y absurdas. Que no feministas.

Lo peor de todo es que en todas estas locuras comunistas, separatistas y feministas hay unas claras víctimas que sufren y que son del todo inocentes: los niños. Los más pequeños. Y si ni tan siquiera a ellos los respetan, ¿qué harán con nosotros? No tienen que dimitir, no se confundan. Tienen que acabar encerrados en la cárcel. Este debiera ser su único, directo y natural destino.

 

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CONSOLAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído