LA SEGUNDA DOSIS

«Biden pasa del socialista Sánchez, que hace un ridículo internacional»

Biden ha vuelto a dejar en evidencia a Pedro Sánchez.

El presidente de EEUU ha convocado una reunión con los principales líderes de la OTAN sin contar con el jefe del Ejecutivo de España.

Los tambores de guerra entre Ucrania y Rusia han tenido puesto en evidencia los  graves problemas que arrastra España, por la ineptitud de Pedro Sánchez y  estrambótica composición de su Gobierno.

Si la amalgama de sectarios socialistas con comunistas de salón, proetarras e independentistas ha provocado en España un sinfín de estragos domésticos, la crisis internacional ha servido para exhibir los estragos que esa nefasta coalición provoca a la imagen de España en el mundo.

El presidente del país que va a organizar en junio la cumbre del

Tratado Atlántico se quedó fuera de la reunión por la razón obvia de que una parte de su propio Gobierno se opone a las decisiones que adopta, simpatiza con Putin y mantiene ante Estados Unidos una clara posición inamistosa.

Biden le ha vuelto a hacer a Sánchez la escena del pasillo, esta vez por vía telemática. En Bruselas ridiculizó sus afanes de protagonismo y el lunes simplemente lo dejó en la estacada. Pasó de la displicencia a la ignorancia desdeñando su gesto obsequioso de enviar una fragata.

La exclusión de Sánchez de la cumbre telemática de líderes europeos convocada por Biden, se debe al recelo de Estados Unidos hacia nuestro país por la deriva ideológica y la composición de su Gobierno.

No se puede suscitar confianza con EEUU, ni con nadie, mientras a la vez se mantiene en el Ejecutivo a un partido político que denigra las decisiones de Estado; desprecia a la OTAN y presenta una hoja de servicios colaboracionista, innegable, con la comunidad de países ubicados en el siniestro eje bolivariano.

Llueve, además, sobre un terreno mojado. El que regó Zapatero con su desplante a la bandera y el abandono de Irak a la primera de cambio. El que permanece embarrado por la sintonía de Podemos con el régimen bolivariano. La foto de Alberto Garzón con un chándal de la RDA tampoco es la mejor carta de presentación

Eso no se compensa sobreactuando ridículamente con un teléfono rojo desde el despacho de La Moncloa.

No cuela la propaganda barata.

Si a todo ello se le añade la estrambótica actividad del inefable Zapatero como embajador del facto de la Venezuela chavista y sus satélites torturadores, la conclusión no puede ser más irritante: España no solo ha perdido su lugar en el mundo; sino que ha ocupado uno alternativo al lado de los peores ejemplos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído