"Todo ha sido una hábil cortina de humo para encubrir una operación de limpieza"

Pepa Bueno (El País) se carga al histórico Antonio Elorza por criticar a Sánchez y le censura su último artículo

"Mi tribuna sobre Sánchez y el Congreso del PSOE, El PSOE y el futuro fue silenciada sin explicación alguna"

Pepa Bueno y Antonio Elorza.
Pepa Bueno y Antonio Elorza.

Mucho presumir en su momento de diario independiente de la mañana.

Pero El País se ha convertido en el periódico dependiente de Pedro Sánchez.

Nada de molestar al inquilino de La Moncloa y quien escriba contra ‘Falconetti’ tendrá que asumir las consecuencias en modo de censura o, directamente, con un despido de la manera más gélida posible.

Y si no que se lo digan a uno de los columnistas con más prestigio y veteranía en el rotativo de PRISA.

Antonio Elorza, tal y como cuenta The Objective, ha sido fumigado del medio dirigido por Pepa Bueno porque no gustaban sus textos en los que se criticaban las políticas de Pedro Sánchez.

En especial, a tenor además de la censura sufrida por su último artículo, por poner en solfa los acuerdos del socialista con el entorno de los independentistas.

Y aunque en esta ocasión sí que se ha cristalizado su salida del medio sito en la madrileña calle de Miguel Yuste, lo cierto es que ya hubo otro intento de apartarle de El País.

Fue en tiempos de José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno cuando le exigió al director, Juan Luis Cebrián, que fulminase de sus páginas de opinión a Antonio Elorza.

Sin embargo, el responsable del diario se negó en redondo y defendió la labor de columnistas como el historiador vasco.

The Objective también reproduce íntegro el artículo que Pepa Bueno censuró a Elorza y del que extraemos en Periodista Digital los pasajes más sobresalientes:

En un país donde los partidos políticos no cuidan demasiado la libertad de expresión ajena, las presiones se multiplican ante la actitud crítica del intelectual no domesticado. Tengo constancia, por habérmelo dicho Juan Luis Cebrián, que Zapatero hubiera querido verme fuera de El País por escribir artículos tales como La insoportable levedad de un presidente o El bulldog, a él dedicados. Al lado de otro colaborador, yo era el hombre a quien más odiaba: todo un honor. Pero la dirección del diario resistió, aun cuando antes no lo hubiera hecho, a mediados de los 90, en una primera emigración temporal a las páginas de El Mundo.

Elorza no duda en ver la mano negra de Pedro Sánchez contra quienes critiquen sus pactos con el independentismo:

Aquí reside la enorme responsabilidad del PSOE, y de Sánchez, carentes de ideas propias, al colaborar con tal estrategia, incluso en la guerra contra el 25% de enseñanza en castellano. Tras su primera reunión, la mesa del diálogo lleva camino de convertirse en una mesa de entregas en cadena. Pere Aragonés lo deja claro: en línea recta a la autodeterminación y la independencia. Para el auxiliar de Sánchez en la que ya es ‘negociación’, todo va hacia lo mejor en el mejor de los mundos.

Y por si quedaba alguna duda de que el inquilino socialcomunista de La Moncloa era un tema tabú, aquí la muestra que despeja cualquier incertidumbre:

A mis colaboraciones les fue aplicada la táctica del salami, limitándolas desde el verano de 2020 a una columnilla y una tribuna exclusivamente online mensuales. A pesar del acuerdo, en septiembre de 2021, mi tribuna sobre Sánchez y el Congreso del PSOE, El PSOE y el futuro, fue silenciada, sin explicación alguna. Pedro Sánchez era intocable. Para publicarla, tuve que refugiarme de nuevo en El Mundo.

Detalla que intentaron desde El País convencerle de que se trataba de un nuevo sistema de reparto de las colaboraciones:

Luego todo siguió como si nada hubiera pasado, hasta la comunicación -oral, claro- del pasado miércoles 27 de que se acababan mis colaboraciones. Ni columna ni tribuna online. La intensificación de la campaña preelectoral y la sumisión a ERC imponían su ley. Al contármelo a medias, desde Opinión pretendieron convencerme de que era una norma general, pero por azar yo sabía ya que ese prólogo para todos, transmitido individualmente, iba seguido de contenidos diferentes, nada para unos, asignaciones concretas para otros. Todos los animales eran iguales, pero había unos animales más iguales que otros.

Pero tiene claro que lo único que ha hecho el equipo de Pepa Bueno es cargarse a una voz crítica e incómoda con el sanchismo:

En suma, una hábil cortina de humo para encubrir una operación de limpieza, ejercida por lo que me toca con la coartada de la crisis económica y el falso carácter general de la medida. Después de los 41 años que me separan de mi primer artículo en el diario, intento seguir siendo fiel al lema: «Ser libre es servir a la verdad». Y tal exigencia no puede ser mantenida desde un periodismo de combate subordinado a la causa de un gobierno.

Te puede interesar

OFERTAS PLATA

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 21 Y EL 40% !!!

Te ofrecemos un amplio catálogo de ofertas, actualizadas diariamente

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Lo más leído