EL REPASO

Alfonso Rojo: “Lo que se va a perpetrar en RTVE no es una purga, sino un atraco”

No se trata de cambiar caras y tonos, que también, sino sobre todo de ajustar el entramado para que los amigos del Gobierno Sánchez, los Pedro Pablo Mansilla, marido de Elena Sánchez , los Roures, Barroso y otros de la cuadrilla, se forren todavía más

Vivimos en una farsa permanente.

Titula ABC en portada que ‘CC.OO. y Podemos diseñan la purga de tertulianos en TVE’.

Y acompañan la información con una columna de su director, en la que Julián Quirós afirma que la pluralidad en Televisión Española nunca ha sido ejemplar, pero sorprende que en esta ocasión sanchistas y podemitas estén ajusticiando a su propia gente.

¡Pero alma de Dios! ¿Qué propia gente ni que leches?

El asalto a TVE no es de ahora. Se ejecutó ‘manu militari’ hace 4 años, de forma similar a cómo se perpetró en el CIS y se consuma en el Poder Judicial.

Con una diferencia: en esta vuelta de tuerca, a siete meses de las municipales y a un año de las generales, la clave es el negocio.

No se trata de cambiar caras y tonos, que también, sino sobre todo de ajustar el entramado para que los amigos del Gobierno Sánchez, los Pedro Pablo Mansilla, marido de Elena Sánchez , los Roures, Barroso y otros de la cuadrilla, se forren todavía más.

Hablando de purgas, les voy a hacer una confesión:  a mi me vaporizaron de TVE en tiempo de Rajoy, a finales de 2016, porque el cenutrio que los populares tienen ahora de jefe de informativos en Telemadrid quería aplacar a sindicatos y podemitas, para que no le montaran pollos durante las elecciones gallegas.

Y de Telemadrid también me sacó la derechona, porque los sicarios que tenía enchufados en la autonómica creyeron que, liquidándome, se granjeaban el favor de Cristina Cifuentes, que accedió en 2015 a la presidencia de la Comunidad diciendo que era muy progre y quería imitar a la BBC.

Eso es lo mío.

A otros, a Antonio Naranjo, Chani Pérez Henares y la mayoría de los comentaristas que han desaparecido de la pantalla, los apiolaron a las pocas horas de la investidura de Sánchez, coincidiendo con el despido de Antonio Caño como director de El País, el destierro al sótano de Sergio Martín y la defenestración de Víctor Arribas.

Que nadie se confunda. La salida de Tornero y los retoques en TVE es cosa de pelas y no de contenido, porque más sectarios ya no pueden ser.

Por cierto. Me acabo de enterar de que esos sindicatos que intentaba apaciguar el tal Gundín cuando me llamó para que el viernes no fuera a ’24 Horas’, se han gastado en el último ejercicio 141.000 euros en comidas y 90.000 en hoteles.

Sólo en dietas, durante 2020 y 2021, esa panda se embolsó 404.005 euros.

Y hasta el último céntimo de esa juerga la han pagado ustedes.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído