El director de El Plural no le perdona sus críticas a ZP

Sopena aprieta la mordaza chequista a Carnicero

El columnista vuelve a ser defenestrado y se queja en su blog

Carlos Carnicero sigue padeciendo la censura de Enric Sopena en El Plural. A pesar de ser cofundador del periódico digital, el director no le perdona sus críticas a ZP y lo defenestra en portada. Tener voz independiente se paga caro en el ‘Pravda’ zapateril.

Escribe Carnicero en su blog Bitácora para náufragos de la izquierda:

  • «Su artículo aparece siempre, y como es lógico, abriendo la lista de columnistas. Desde el inicio, el segundo artículo siempre fue el mío. Hasta que un día escribí una trilogía crítica con el gobierno de Zapatero centrándolo en el daño que le hacen sus incondicionales. Algo pasó ese día que mi artículo fue cuidadosamente escondido al final del periódico. Ante la llamada de atención de quien se dió cuenta de lo sucedido y lo tachó de censura, el director rectifico publicando un comentario en primera página resaltando su respeto por la pluralidad y su admiración por mi. Eso duró poco tiempo: ahora, desde hace semanas, he vuelto a descender en el ranking de valoración del director»

Pero eso no ha sido todo. El director ha suprimido el enlace que había al final de su artículo con su  blog. Ahora, para el que lo quiera corroborar, el resto de los colaboradores que tiene su blog propio es reseñado al final de su artículo con un link que lo enlaza. Todos, menos el de Carnicero. Una censura en toda regla

  • Es una censura, que duda cabe, porque se fundamenta en un hecho discriminatorio con mis artículos en relación con los de los demás. Me imagino, mejor dicho, me costa, que el director de el plural sería feliz si yo decidiera dejar de colaborar en su periódico. Pero no lo voy a hacer. Me limito a denunciar la censura que ejerce conmigo pero no voy a abandonar esa tribuna por respeto a los lectores que me leen cada día por muy escondido que esté y a los patrocinadores que me consta que están muy satisfechos con la pluralidad que le da a  ese periódico mi presencia.

Para Carnicero, al digital de Sopena ya le queda poco de progresista:

  • Lo que ocurre con la censura de Sopena es lamentable porque sitúa a un periódico que quiere ser progresista en los mismos parámetros de otros que están en sus antípodas y tal vez era necesario informar de esto aunque sólo sea para conocimiento de los lectores y mecenas que con tanto esfuerzo apoyan ese periódico “progresista”. Es por actitudes como las de Sopena que somos náufragos de la izquierda.
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído