El videobloguero de El País nos quiere convencer de un sufrimiento histórico en tanta celebración

‘Fray-gay’ Gabilondo se transforma en el embajador del ‘orgullo’

El periodista se muestra convencido de que esta fiesta es la de todos los ciudadanos

El ‘reverendo’ Iñaki Gabilondo aliña su comentario editorial en El País –«Estamos orgullosos del orgullo gai»– con una meliflua visión de la fiesta del orgullo gay. El periodista de Prisa nos quiere convencer de que todo Madrid vive por y para la fiesta y que no hay evento más importante en el planeta. Sólo le ha faltado exponer, para llegar al éxtasis de la apología poética, que hordas y riadas de gays y lesbianas han tomado la capital de España. Recalca que él se siente «orgulloso del orgullo».

Nos recuerda ‘fray-gay Gabilondo que:

No hace falta ser gay para participar del orgullo. Estamos orgullosos del orgullo gay. Estos días vemos la ciudad de Madrid llena de gente, que viene de todos los lugares del mundo para las celebraciones de esta semana. Les vemos alegres, felices, un poco estrepitosos, ofreciendo esta efervescencia de las grandes solemnidades populares. Madrid es una ciudad abierta y muy acogedora. Ofrece lo mejor que un verdadero anfitrión puede ofrecer en estas circunstancias, su naturalidad, su condición de ciudad perfectamente encajada en las lógicas de todos los tiempos y de todas las modernidades.

Destaca la naturalidad con la que Madrid vive la fiesta, incluso como se encaja en el día a día del barrio de Chueca:

Se ha producido una única tensión, la derivada de la relación fiesta vecindario, pero que no está vinculada a la homosexualidad, sino vinculada sencillamente a las incomodidades de las celebraciones populares. Por lo demás, todo está viviéndose como hace años ya, con una naturalidad que es la que pensamos que nos tiene que llenar de orgullo. En efecto, que los gays recuperaran toda su dignidad y sus derechos, es una alegría para ellos. Pero debería serlo para todos, lo es de hecho para todos porque cuando alguien reconquista sus libertades, las estamos también reconquistando todos.

El periodista apela a la conciencia para que no se repitan hechos de discriminación:

Así que estos días, al ver paseando tanta gente por Madrid, algunos nos sentimos muy contentos, muy felices y muy orgullosos. Y otra cosa que hemos de decir, cada vez que vemos a un grupo numeroso, enorme, de gente expresando de una forma así, incluso excesiva, su alegría, no podemos evitar recordar cuanto ha sufrido esta gente, cuanto sufrimiento hay escondido detrás de tanta alegría, de tanto entusiasmo y de tanta celebración y hasta que punto es posible que todos hayamos debido o podido participar en el estado atmosférico de presión, de desprecio, guasa y crueldad que ha acompañado durante varios años la relación del mundo oficial heterosexual con el mundo extraoficial, clandestino, maldito de la homosexualidad.

Y remacha con la conclusión de que su fiesta es la fiesta de todos:

Por eso, en la fiesta vemos fiesta, pero también tanto dolor histórico que, por fortuna, ya ha quedado superado. Así que celebramos la fiesta del orgullo gay compartiendo con ellos también nuestra emoción, nuestra alegría, haciendo nuestro su orgullo y haciendo nuestra su fiesta.

 

 

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído