El estadounidense captó un grupo de africanos tratando de conectar sus móviles

John Stanmayer gana el World Press Photo con una imagen de inmigrantes buscando ‘señal’

"Yibuti es un punto de parada común para los migrantes en tránsito"

John Stanmayer gana el World Press Photo con una imagen de inmigrantes buscando 'señal'

La mejor foto del año 2013 la hizo el fotógrafo estadounidense John Stanmeyer para la revista National Geographic.

Así lo ha decidido el jurado del concurso World Press Photo este 14 de febrero de 2014, al escoger su imagen de un grupo de emigrantes somalíes buscando cobertura para sus teléfonos móviles en la costa de Yibuti.

Tomada de noche en el Cuerno de África, la instantánea recoge el intento del grupo de ponerse en contacto con sus familias en una zona donde también se reúnen etíopes y eritreos en busca de trabajo.

«Muchas fotos de migrantes les muestran desaliñados y patéticos…. pero esta foto les dignifica», explica Susan Linfield, uno de los miembros del jurado.

Stanmeyer fotografía siluetas que no tienen rostro ni nombre. De pie, enfrentados al mar e iluminados por la luz de la mano, tratan de encontrar una señal de teléfono más barato en la vecina Somalia, con la esperanza de establecer una breve y frágil comunicación con sus familiares.

«Es un honor, es un privilegio», ha respondido el ganador:

«Esta foto es poética, tiene eco en todos nosotros. Es solo gente tratando de llamar a sus seres queridos. Podríamos ser usted o yo, podría ser cualquiera».

La huida del Cuerno de África

Yibuti es un punto de parada común para los migrantes del Cuerno de África. En este país costero, frontera de Eritrea, Etiopía y Somalia, algunos se aventuran a llegar hasta Europa, y muchos otros inician el considerado como el viaje más peligroso del mundo para los migrantes, el que les lleva hasta los ricos estados del Golfo Pérsico.

Antes de buscar fortuna en Arabia Saudí, Catar y Emiratos Árabes Unidos, muchos de sus sueños se ahogan en Yemen, donde las redes de tra´fico de personas les torturan y extorsionan, según denuncian ONG como Médicos Sin Fronteras.

«Esta imagen abre las discusiones sobre tecnología, globalización, migración, pobreza, desesperación, alienación y humanidad», ha afirmado Jillian Edesltein, otro miembro del jurado.

Stanmeyer, nacido en Illinois, es uno de los fundadores de la agencia fotográfica VII. En la última década ha trabajado prácticamente en exclusiva para el National Geographic, la revista que ha publicado la imagen ganadora de la este año.

Entre 1998 y 2008, fotografió la guerra en Afganistán, la lucha por la independencia de Timor Oriental, la caída de Suharto en Indonesia y otros acontecimientos internacionales para Time.

La guerra de Siria y el tifón Haiyán

El fotógrafo de Reuters Goran Tomasevic ha ganado el primer premio en la categoría de ‘Spot News’ de World Press por una dramática serie narrativa de Siria que representa un ataque rebelde a un puesto de control del Gobierno.

En la misma categoría, pero en el concurso individual, ha ganado Phillipe López, de Agence France Presse, por una fotografía del tifón de Filipinas en la que se ve a un grupo de supervivientes portando cruces y otros iconos religiosos en medio de los escombros.

«Esta fotografía resume el fervor de un pueblo que continúa avanzando a pesar de la magnitud de este desastre», afirma Phillipe López desde Hong Kong. » Me complace que el jurado haya seleccionado una imagen de esperanza».

El jurado, formado por 19 expertos, ha concedido premios a 53 fotógrafos en nueve categorías distintas, de 25 nacionalidades. En total, 5.754 fotógrafos de 132 países se habían presentado con cerca de 100.000 instantáneas.

El ganador recibirá 10.000 euros en efectivo, una cámara Canon profesional y un juego de lentes. Los tres primeros puestos en todas las categorías se llevarán 1.500 euros. El galardón será entregado los próximos 24 y 25 de abril, en Ámsterdam. En 1955, allí nació World Press Photo como organización independiente para promover la prensa gráfica mundial.

NUEVAS REGLAS

Este año, las reglas de selección han cambiado debido a la polémica desatada por los supuestos retoques aplicados a la imagen ganadora de 2012. Tomada por el fotógrafo sueco Paul Hansen, se le acusó de haber hecho un montaje acoplando varias instantáneas para lograr el efecto dramático deseado.

Su retrato de los cadáveres amortajados de Suhaib y Mohamed, dos niños, cuando eran llevados a enterrar en Gaza, fue criticado porque parecía el resultado de dos fotos tomadas en distintos momentos.

El jurado ha exigido ahora a los autores la entrega de sus negativos.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído