Un repaso por el mundo de los analistas de Internet

El truco de COPE, el ‘perdedor’ de las elecciones europeas y el alivio de Rajoy

No se habla de otra cosa en las columnas de opinión que de los sorprendentes resultados electorales europeos

El truco de COPE, el 'perdedor' de las elecciones europeas y el alivio de Rajoy
Espía, detective, internet y redes. PD

Como no podía ser de otra forma, no se habla de otra cosa este lunes 26 de mayo de 2014 que de las elecciones europeas de este domingo.

El fiasco de PP y PSOE y el ascenso de los «pequeños» colapsa los análisis de opinión de los digitales.

José Antonio Zarzalejos tiene claro en El Confidencial que se trata de un duro varapalo al bipartidismo:

«Los dos grandes partidos nacionales se quedaron, por lo tanto, lejos del 50% de los votos, hecho sin precedentes que confirma la crisis del bipartidismo en España sea cual sea la cifra con la que se compare en anteriores confrontaciones electorales. Elena Valenciano, se confundió de medio a medio al centrar su discurso de campaña en las desafortunadas declaraciones de Arias Cañete, tras vencer al exministro de Agricultura en el debate de TVE. El 45,7% del censo electoral ha emitido un rotundo mensaje de necesidad de cambio a la clase dirigente».

Para Vicente A.C.M. en Periodista Digital:

«Lo dramático no es solo el aumento imparable de la ultra izquierda y del nacionalismo secesionista sino la falta de objetividad interesada del PP al sentirse «satisfechos» tras perder más de dos millones y medio de votos y un tercio de los diputados. Solo el PSOE reconoció ayer su propia debacle y hoy está dispuesto a «reflexionar» y posiblemente ofrecer un cambio con el adelanto de las elecciones primarias y el paso atrás de Rubalcaba. El hecho es que seis millones de parados son una carga vergonzosa e inaceptable. Un colectivo muy motivado por la necesidad y la desesperación que se ha movilizado y con sus votos ha inclinado la balanza».

Desde VozPópuli, Jesús Cacho opina:

«Me parece un síntoma de que algo está pasando en las relaciones entre los representados y los representantes políticos. Se han distanciado tanto, tan aislados están en su mundo, que los vínculos emocionales se han roto. La labor de este Gobierno se ha visto, además, privada de la auctoritas necesaria por el escándalo de corrupción descubierto en las sentinas del propio partido en la calle Génova. Todos los puentes entre gobernantes y gobernados se han roto, y en su lugar se ha instalado una desconfianza que bordea el desprecio, incluso el rencor».

Por su parte, Ana I. Martín concluye en El Semanal Digital:

«Mariano Rajoy siempre cae de pie. Tantas veces como le han dado por herido mortalmente en estos dos años y medio de durísimas medidas, y a la primera reválida la ciudadanía le da un aprobado raspado en las urnas. Los populares confiaban en este triunfo, y de hecho todas las encuestas les daban como favoritos desde el mismo momento en que el presidente anunció que Miguel Arias Cañete era el elegido. Sin embargo el serio revés que sufrió el candidato en el ecuador de la campaña les hizo dudar por primera vez. Con la de este domingo el PP continúa una racha que dura ya cinco años y que arrancó, precisamente, en las europeas de 2009. No obstante es tiempo para la reflexión, y los populares lo harán este mismo lunes: a las cinco de la tarde Rajoy ha convocado al Comité Ejecutivo Nacional».

José Apezarena añade en El Confidencial Digital:

«Existe cierto alivio porque las europeas constituían la primera ocasión de pulsar el verdadero estado de ánimo de los ciudadanos, después dos años de recortes y sufrimientos. Los españoles están cabreados, como se ha demostrado en estos comicios, pero los votantes populares de alguna manera resisten. Resisten, porque, en lugar de irse a otras siglas se han quedado en su casa. Un punto de tranquilidad fue comprobar el veredicto de las urnas a Vox, el principal competidor en terreno propio: se ha quedado sin representación. Una aventura, por tanto, que en la calle Génova dan por finiquitada. A última hora de la tarde, una vez cerrados los colegios electorales y todavía sin conocerse nada del escrutinio, pregunté a un alto cargo de la dirección del PP sobre la impresión que tenían en ese momento. Su respuesta fue: «El PSOE se la ha pegado». Era lo único que les preocupaba de verdad».

Algo que no entiende muy bien Cayetano González desde su tribuna en Libertad Digital:

«No se entiende bien la torpe y simplona valoración que hizo la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, de los resultados obtenidos por su partido en las elecciones europeas de este domingo. Consolarse con que ha sacado tres puntos y dos escaños de diferencia al PSOE, cuando ha perdido 2.600.000 votos y ocho escaños respecto a las elecciones europeas de hace cinco años; consolarse con eso, cuando lo que ha salido de las urnas es una España que gira a la izquierda, con una siglas como Podemos que agrupan a todos los antisistema y que en su primera comparecencia obtiene 1.200.000 votos y 5 escaños; con unos nacionalistas que tanto en Cataluña -ERC y CIU- como en el País Vasco -PNV y Bildu- son hegemónicos, es un consuelo muy propio de un partido como el actual PP y de unos dirigentes que hacen del relativismo su forma de subsistir».

Tampoco le merece mejor opinión a José Luis González Quirós:

«El electorado español ha girado a la izquierda de manera espectacular y ese es un mérito que nadie podrá disputarle al Gobierno de Rajoy, que ha conseguido que el PP aparezca como un partido en liquidación, o al menos eso es lo que van a pensar desde esta noche los miles de cargos electos que se ven en la calle en los próximos meses, porque no cabe esperar que este desastre amaine por arte de birlibirloque. En Madrid, por ejemplo, donde se han perdido casi la mitad de los votos respecto a las elecciones europeas de 2009, se antoja punto menos que imposible mantener el Gobierno de la Comunidad y la victoria en los grandes ayuntamientos».

Enric Sopena va más allá en El Plural y apunta:

«El gran perdedor de las elecciones europeas ha sido, en efecto, el PP español. La derecha no tiene a estas alturas ni recambios urgentes ni presentables. Mariano Rajoy ha vencido casi por milímetros al PSOE. Pero la izquierda en general ha barrido ayer. Los socialistas, eso sí, deben tomar nota de que ha llegado, de forma en verdad irreversible, la hora de regenerar -desde diversos puntos de vista- a su partido. El PSOE -como hemos subrayado en este periódico progresista mucha veces- tiene además que buscar aliados».

Precisamente en las filas del PSOE es donde algunos analistas detectan el gran problema de estas europeas. Para Federico Quevedo en El Confidencial:

«El principal afectado por la fragmentación del voto es el PSOE, porque ha sido por la izquierda por donde ha crecido espectacularmente el voto de rechazo al sistema».

Benjamín López asegura en El Semanal Digital:

«Lo que está claro es que el PSOE tiene que dar un volantazo en su liderazgo y en su mensaje. Y ahí está una de las claves más preocupantes. ¿Hacia dónde va a tirar el socialismo? La pregunta es si intentará reconquistar el centro para recuperar por ahí el terreno perdido o se escorará hacia la izquierda para frenar la sangría que, por ese costado, le han hecho IU y Podemos. De esa decisión puede depender no sólo el futuro del Partido Socialista sino la estabilidad de España, pensando en unas elecciones generales en las que es previsible que nadie tendrá mayoría absoluta».

A David Torres lo que le preocupa en Público es el ascenso de la ultraderecha en Francia:

«Mientras en Estrasburgo algunos diputados están pensando si retirar la inmunidad parlamentaria a Le Pen o mejor darle una medalla, esta excepcional burrada genocida le ha valido al Frente Nacional un excepcional espaldarazo en las urnas. Uno esperaría algo más de sensibilidad al otro lado de los Pirineos, pero hay que tener en cuenta que los franceses son gente acostumbrada a votar en dos vueltas. Esta vez les ha bastado con una sola para ahorcarse».

En el segmento mediático, El Confidencial Digital se hace eco de la renovación por dos años de Pepe Domingo Castaño por la cadena COPE:

«Es una estrategia para atar a todo el equipo de Deportes, al que sólo le queda una temporada más. Castaño se encuentra a punto de renovar por la COPE. La novedad es que la dirección de la casa le ha ofrecido dos años más de contrato y el popular periodista está dispuesto a aceptarlo».

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído