LA DIRECCIÓN ESTUDIA SANCIONAR A LA PERIODISTA

María Escario la lía en TVE con su viaje a Brasil

María Escario la lía en TVE con su viaje a Brasil
María Escario.

Este 17 de junio de 2014 y con todo ya dispuesto para la coronación del nuevo Rey este jueves, la proclamación de Felipe VI ha pasado a un segundo plano en las columnas de opinión de los digitales, donde cobra mayor relevancia la situación de caos que se ha instalado en el PSOE con motivo de las primarias, cuenta Isabel de Dios en El Semanal Digital, en el artículo –La presentadora la lía en TVE y las dudas de la familia de Letizia-.

José Antonio Zarzalejos se pone poético en El Confidencial: «No se ve en el debate socialista actual más que el color rosáceo del zapaterismo que regresa, aunque con matices: Madina es un político sin experiencia pero reactivo y excluyente, prejuicioso y apriorístico. La ´orquesta rosa´ ha seguido sonando, a veces en estéreo, a veces como eco, pero no ha enmudecido ese murmullo zapaterista que, si a España le ha conducido a la depresión, a Rubalcaba no le ha permitido emerger con todas sus posibilidades».

En este sentido ahonda Cayetano González en Libertad Digital: «Sin ánimo de hurgar en la herida, muy profunda, del PSOE, no estaría de más recordar que muchos de los males que sufre actualmente el partido fundado por el Pablo Iglesias verdadero, que diría Ansón, se deben a los años en los que Zapatero estuvo al frente del mismo y, sobre todo, del Gobierno. Ya sé que a muchos socialistas les molesta que se invoque de forma recurrente los años de Zapatero, pero es que el mal que hizo este personaje a España en general y a su partido en particular fue muy grande. Tan grande que el PSOE corre el riesgo de dejar de ser, ideológica y electoralmente, el referente de la izquierda en detrimento de formaciones como IU, Podemos o UPyD, que fueron las que recogieron en las elecciones europeas del pasado 25-M los restos del naufragio socialista, junto con la abstención».

Claro que parece que Madina no lo tenía tan claro al final. Según informa Federico Castaño en VozPópuli, «intentó renunciar a su candidatura horas antes de presentarla, pero Rubalcaba impidió su marcha atrás. El diputado vasco necesitó un empujón final antes de decidirse a competir por la secretaría general del PSOE. Lo recibió en la tarde noche del pasado jueves, en el madrileño Hotel Wellington, cuando confesó a su equipo de confianza que sufría mal de altura y carecía de fuerzas para encarar el desafío. Alfredo Pérez Rubalcaba frenó la espantada».

Sea como fuere, según Ricardo Rodríguez en El Semanal Digital, Madina ha buscado refuerzos internos: «la agitación del viejo PSOE de Felipe González ya cerró el paso de Carme Chacón frente a Alfredo Pérez Rubalcaba en el 38 Congreso Federal al darle la vuelta a lo que estaba previsto que iban a votar los socialistas andaluces. Por eso, Eduardo Madina ha querido ganarse la confianza de los históricos. Lo ha hecho buscando los consejos de Javier Solana. Tantos años alejado de la política nacional, desde 1995, quien fuese jefe de Política Exterior de la UE, secretario general de la OTAN y ministro de casi todo, permanece identificado con González».

Y en el PP, mientras tanto, ¿qué se cuece? Para empezar parece que la cúpula está empeñada en «salvar al soldado Gómez de la quema», según señala El Buscón de VozPópuli, porque ven a al líder socialista madrileño como la gran baza para asegurarse Madrid en las próximas elecciones.

Quizá fue de eso de lo que se habló en la reunión secreta de Toledo que ha trascendido ahora que se celebró a principios de junio. Rajoy se reunió con el núcleo duro del partido en el Parador  y abordó los malos datos de las europeas, al tiempo que se hizo un análisis del curso político y se estableció la estrategia a seguir durante los próximos meses con María Dolores de Cospedal, Carlos Floriano, Javier Arenas, Esteban González Pons, Alfonso Alonso y José Manuel Barreiro. Además, también asistió Miguel Arias Cañete.

Puede que en la reunión también se decidiera templar gaitas con la vieja guardia. De hecho, según Ana I. Martín en El Semanal Digital, «Rajoy y Cospedal hacen las paces con Aznar: detrás, un guiño a FAES. A pesar de un año marcado por su apenas inexistente participación en la campaña y su plantón a la Convención de enero, el curso acabará con la escenificación de una nueva «entente cordiale». 

Mientras tanto, el fenómeno Podemos sigue generando análisis mil. Javier Caraballo lo tiene claro en El Confidencial: «Pablo Iglesias es un experto en lo suyo, comunicación, redes sociales y ciencias políticas, que vende recetas políticas del siglo XIX con técnicas del siglo XXI. Eso es lo extraordinario. No dice nada distinto de lo que lleva años defendiendo Izquierda Unida (en un debate sería imposible diferenciarlo de Alberto Garzón, por ejemplo), pero el envoltorio con el que ofrece Pablo Iglesias ese mismo producto revoluciona el mensaje hasta convertirlo en novedoso. Esa capacidad de comunicación ha convertido los mítines, las ruedas de prensa, las visitas a los mercados repartiendo propaganda durante las campañas electorales en un vejestorio inservible Jamás se altera, habla de forma pausada, y cada ataque que recibe, cada ataque que busca, cuando más agresivo, mejor porque lo multiplica al instante con el eco infinito de las redes sociales. Es el ´efecto Streisand´, como ya se detalló en este periódico, que el líder de Podemos maneja con extraordinaria habilidad».

A todo esto, los de Pablo Iglesias son la «sensación» en Estrasburgo, según el Chau Chau de El Confidencial Digital: «Ni Miguel Arias Cañete, ni Elena Valenciano, ni los eurodiputados de CiU y PNV: los periodistas españoles en Estrasburgo prefieren entrevistar a Pablo Iglesias y al resto de integrantes de Podemos, antes que a los parlamentarios de los partidos tradicionales. Aunque aún no se ha iniciado la nueva legislatura en el Parlamento Europeo, a la oficina de comunicación de la Cámara ya llegan las primeras peticiones de entrevista de los grandes medios. Y, al menos por el momento, todos han preguntado por el nuevo partido impulsado por el profesor de Ciencias Políticas en la Complutense. Desde la institución europea reconocen que nunca se habían topado con una situación así en las semanas posteriores a los comicios comunitarios. Parece que la crisis del bipartidismo en España se deja notar… hasta en Estrasburgo».

De la crisis del bipartidismo y del sistema en general, a raíz de la abdicación de Juan Carlos I, se encarga Javier Benegas en VozPópuli y no puede ser más pesimista: «Aún no entienden que el juego terminó, que no fue solo Juan Carlos I quien, tras un «putsch», abdicó el 2 de junio de 2014, sino el régimen al completo. Ignoran que no habrá rey ni reformas lampedusianas que puedan aislar el hedor que emana del subsuelo. O se reforma la casa desde sus cimientos y se instaura una democracia clásica, donde los valores fundamentales estén salvaguardados, o los cambios se producirán de otra forma más expeditiva, para bien… o, posiblemente, para mal. Así que, por desagradable que resulte, y contrariamente a lo que defienden los arúspices del reino, lo prudente es aferrarse a los principios, abrir la trampilla y drenar la inmundicia. No hacerlo será un acto póstumo de irresponsabilidad, cuyos costes se adivinan abrumadores».

Mientras tanto, la abdicación sigue su curso y la proclamación del nuevo Rey también y, cómo no, hay problemas con las listas de invitados. Concretamente por parte de la familia de Letizia Ortiz, la parte plebeya de la ceremonia. Según Paloma Barrientos,

«Parece que la historia se repite. Una vez más, la presencia de Ana Togores vuelve a generar incertidumbre en un acto oficial de la Casa Real. Como ya ocurriera en la boda de los Príncipes, la figura de la madrastra de Letizia origina dudas. La segunda mujer de Jesús Ortiz, padre de la futura reina consorte, vuelve a tener un papel protagonista que no quiere. Su asistencia a los actos de proclamación de Felipe VI como rey de España está en entredicho. La duda es si entre esos invitados se encuentra la mujer del padre de Letizia o si otra vez «el protocolo» puede impedir a Jesús Ortiz acudir con su mujer a uno de los momentos más importantes de su hija. Ya tuvo que acudir solo hace diez años a la boda, a pesar de que se casó antes para que no pudieran descartarla por ir en calidad de novia. Pero no le sirvió de nada. Poderosas razones de protocolo y familiares fueron determinantes a la hora de resolver el asunto. Togores se quedó en casa y Jesús Ortiz hizo las veces de acompañante de su exmujer y madre de Doña Letizia, Paloma Rocasolano. Jesús Ortiz lleva una vida alejada del interés mediático, pero eso no es óbice para que en un momento tan importante en la vida de los Ortiz quiera acudir acompañado por su segunda mujer y la hija de ésta».

No es el único que está algo enfadado. Parece que Zarzuela está que trina y se ha quejado a TVE por su amplia cobertura a las movilizaciones republicanas, tal como recoge El Confidencial Digital: «El sábado 7 de junio el telediario de la noche abrió con las manifestaciones por toda España y dedicó a la noticia más de dos minutos Zarzuela no está contenta con los informativos de Televisión Española. La queja ya venía de antes, pero desde la abdicación del rey Juan Carlos I, el pasado 2 de junio, la amplia cobertura que se ha dado en la cadena pública a los diversos actos a favor de la república han causado especial malestar en la Casa Real».

El caso es que en TVE están las aguas revueltas y no sólo por eso. El Mundial de Brasil también ha levantado ampollas. Según ECD, «Televisión Española estudia sancionar a María Escario por marcharse al Mundial de Brasil Tenía que haber presentado la información deportiva en el telediario del fin de semana La presencia de Maria Escario en el primer partido de la Selección Española en el Mundial de Brasil ha provocado un ´terremoto´ en la redacción de Informativos. La dirección estudia sancionar a la veterana presentadora».

 

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido