El líder de Podemos insta a instalar en España mecanismos de control público sobre periódicos, televisiones, radios y webs

Pablo Iglesias propone un control de los medios de comunicación españoles al estilo bolivariano

No aclara si el programa de Jesús Cintora en Cuatro TV tiene que estar sujeto también a 'control'

Pablo Iglesias propone un control de los medios de comunicación españoles al estilo bolivariano
Pablo Iglesias, portavoz de 'Podemos'. PD

Si hay algo que los detractores del régimen venezolano critican es la falta de libertades, entre ellas la de información, y el control de los medios y el líder de Podemos enseña la patita

Al líder de Podemos, Pablo Iglesias, no le gusta ni un pelo que los medios de comunicación le saquen a relucir el tema de Venezuela.

Ni sus labores de asesor al régimen chavista, ni las suculentas subvenciones que recibieron en su día los miembros más importantes del partido revelación de las europeas.

Tan indignado está, que insiste en que si siguen con su «estrategia» contra Podemos de «mantener el mantra sobre Venezuela, perroflauta o la Complutense como nido de antisistemas», la formación que lidera pasará por encima del resto de partidos políticos.

Y es que a Iglesias no le gusta que le comparen con un régimen, el venezolano, que entre otras cosas vulnera derechos fundamentales como el de la libertad de información o la libertad de expresión.

De hecho, el acoso que sufren los medios de comunicación (los que no son públicos, claro) en el país no es ninguna novedad.

Y sin embargo, Pablo Iglesias acaba de confirmar las peores sospechas de sus detractores al tocar el tema tabú y asegurar que es partidario de establecer mecanismos de control público para regular a los medios de comunicación o por lo menos «una parte» y garantizar así «la libertad de prensa, sin condicionantes de las empresas privadas o la voluntad de los partidos políticos».

Así se desprende del libro Conversación con Pablo Iglesias, en el que el periodista Jacobo Rivero plasma una conversación con el líder de Podemos tras las elecciones europeas del 25 de mayo.

«¿Por qué no va a existir una regulación que garantice la libertad de prensa en el mejor sentido del término, sin condicionantes de empresas privadas o de la voluntad de partidos políticos? La sociedad civil tiene que verse reflejada con independencia y veracidad en los medios de comunicación?», asegura en el texto.

Según Iglesias, dicha regulación no significa que todos los medios deban estar bajo el control del Gobierno, sino que se garantice mediante la regulación del sector de la comunicación la independencia y la veracidad de los medios.

«¿Eso quiere decir que todos los medios tengan que estar bajo el control del Gobierno? Claro que no, eso quiere decir que los medios de comunicación, por lo menos una parte, tienen que tener mecanismos de control público. Y lo público no tiene que ser necesariamente institucional, en el sentido de ser corriente de transmisión de las estructuras que gestionan la administración».

En este sentido, al ser preguntado sobre la Ley Orgánica de Comunicación de Ecuador aprobada por el gobierno de Rafael Correa (tachada desde algunos sectores de «ley mordaza») y sobre si él sería partidario de una regulación de la comunicación desde el poder público, Iglesias es contundente: «Absolutamente. Si el derecho a la información es un derecho democrático, la concentración de la propiedad es incompatible con ese derecho», sentencia.

Asimismo, defiende que «la gestión de la información no puede depender únicamente de hombres de negocios y de su voluntad por permitir la libertad de expresión».

A su juicio, «no puede ser que algo tan importante, y de interés público, imprescindible para la democracia, como son los medios de comunicación, esté solo en manos de multimillonarios» y que haya una «voluntad política» de desprestigiar la información pública.

A este respecto, asegura que es un «mito» que los medios de comunicación privados ofrezcan productos de mayor calidad o de más éxito, y señala que «el problema de la privatización de los medios es que la lógica de funcionamiento es el beneficio, no el interés social ni la calidad ni la utilidad social».

 

Te puede interesar

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído