La "primera en la frente" de Pedro Sánchez demuestra que "no cuela" el nuevo giro del PSOE

Los ‘amigotes’ de Felipe VI, las prisas de su augusto padre y el miedo de ‘Podemos’ y los coletudos

Nientras Pablo Iglesias le hace un favor al PP y Don Juan Carlos protagoniza "una de espías"...

Los 'amigotes' de Felipe VI, las prisas de su augusto padre y el miedo de 'Podemos' y los coletudos
Felipe VI y Juan Carlos I

Desde que comenzó la carrera por la sucesión en el seno del partido, el PSOE no habrá recuperado un lugar preponderante en los sondeos, pero sí en los titulares. No se habla de otra cosa que de Pedro Sánchez.

Gonzalo López Alba analiza en El Confidencial la que se le avecina y no parece muy optimista con el titular La primera en la frente:

«El nuevo secretario general, que adquirirá oficialmente esta condición en el congreso extraordinario del próximo fin de semana, sostiene -según quienes colaboraron en su campaña- que la clave para la recuperación del PSOE es «hacer lo que decimos y decir lo que hacemos», porque su mayor problema no es tanto de ideas como de credibilidad. La divisa es una variación de la utilizada por Carmen Chacón cuando asediaba a Rubalcaba: «Sólo si nos abrimos a la sociedad, la sociedad se abrirá a nosotros. Si decimos primarias, hacemos primarias».

Pues bien: la primera en la frente. En la carta que Sánchez ha enviado a los militantes tras su elección del día 13, se compromete a «renovar las dinámicas de funcionamiento del partido». Pero, hasta la fecha, lo único que han cambiado son los procedimientos, no las dinámicas de funcionamiento, que siguen ancladas en el modelo de la confederación de las baronías territoriales con Ferraz. Las primarias abiertas son, por definición, para abrirse a la sociedad, pero al anticipar el congreso extraordinario y diferir in illo tempore la consulta a los votantes, el PSOE ha vuelto a primar la ´iglesia´ sobre los feligreses, la patria sobre la sociedad».

También Maruja Torres se encarga de Pedro Sánchez en Eldiario.es:

«Iba todo muy bien, decía, hasta que a Pedro Sánchez le entró un arrebato populista -él, que tan remilgadamente ha aludido al populismo y a la demagogia de, sin nombrarlo, el coco Podemos-, y se negó a apoyar a Juncker en la cosa europea. El PSOE del inminente futuro continuará dando tumbos hacia la nada: ya tiene muchos menos militantes que un Partido Popular que sabe cómo y a quién le conviene matar. El antijunckerismo súbito del nuevo secretario general no cuela como giro a la izquierda más que entre sus devotos».

Manuel Molares do Val habla en Periodista Digital del otro gran error que ha cometido Sánchez nada más aterrizar:

«Junto al error de haber roto un acuerdo entre los dos grandes partidos democráticos europeos, el socialdemócrata y el popular, el todavía electo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, cometió otro más al asegurar que bajo su mandato el partido será «todo lo de izquierdas que quieran los militantes». Estamos en tiempos en los que todas las izquierdistas compiten por ser más de izquierdas que los demás, lo que explica la aparición de Podemos, cuyos caudillos inspiran el chavismo que lleva a Venezuela a la miseria, y al terror de las bandas de pistoleros. Un partido de gobierno como el PSOE debe tener una doctrina pensada para el largo plazo. Si las bases que compiten por izquierdismos proponen un suicidio, un líder sólido debe denunciar el error y dimitir».

Y es que Podemos está de moda, qué duda cabe. Hasta su lenguaje lo está. Según Jorge Solís en VozPópuli:

«Podemos instaura sus términos en el lenguaje político español»: Los términos utilizados por Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero dominan el escenario político, generando una situación en la que el resto de partidos enmarca la realidad social con los mismos conceptos».

Pero no todo es alegría y alborozo en casa de Podemos. Según José Apezarena «están preocupados, no me cabe duda»:

«Me refiero a Pablo Iglesias y a su partido. Les inquietan algunas acusaciones concretas contra ellos, de las que no encuentran forma de zafarse definitivamente. Les persiguen día tras día. Se les ve nerviosos con las afirmaciones de que son «amigos de ETA y de los etarras», y por la imputación de que han sido financiados desde la dictadura venezolana. ¿En qué se nota la desazón? En que han decidido acudir a los tribunales, interponiendo demandas contra quienes sostienen extremos semejantes Si esos dos misiles no les desgastaran nada, si no les hicieran el menor daño en su imagen y estrategia, dejarían que se repitieran sin fin. Pero no, han ido a los tribunales para que los jueces les defiendan».

A su juicio, les queda lo peor:

«Aún no ha empezado a gobernar en ningún sitio, y ya Podemos empieza a sufrir. Hasta aquí, todo ha sido subir y subir, pero ahora empiezan a pagar algunos precios por encontrarse en el candelero político.

Dentro de muy poco no podrán permanecer inmaculados como ahora se muestran. Es lo que tiene la política, que hay que mojarse».

José García Domínguez, con algo de sorna, se confiesa «fan» de Podemos en Libertad Digital y cree que el gran beneficiado será el PP:

«Nada hay más irresistible que el poder de la demagogia política cuando se aplica con talento. Por eso yo me quito el cráneo ante ese Pablo Iglesias. Desde don Alejandro Lerroux, aquel pícaro cordobés que llegó a Emperador del Paralelo encandilando con su verbo incendiario a los descamisados de La Rosa de Fuego, no se había visto caso igual por estos lares. Ese Iglesias es una fuerza telegénica de la naturaleza. Un inesperado regalo del cielo que el PP no debe desaprovechar bajo ningún concepto. Hace bien, pues, la derecha apoyándole con descaro al focalizar la confrontación con Podemos en un deliberado ninguneo del PSOE. Estrategia, por lo demás, ya testada con éxito en Galicia».

Mientras tanto, Pablo Iglesias sigue con su vida. Según El Chau Chau de El Confidencial Digital:

«Ha sido muy comentado el ofrecimiento del rector de la Complutense, José Carrillo, a Pablo Iglesias para que se convierta en profesor honorífico del centro. ¿Qué opina el líder de Podemos sobre esa oferta? Fuentes cercanas indican que al hasta ahora profesor de la Facultad de Políticas le gustaría seguir vinculado a la UCM y que, previsiblemente, dirá ´sí´. No obstante, entiende que solo en ocasiones muy puntuales podrá impartir alguna clase, puesto que ahora su prioridad es Bruselas. Hasta el 1 de julio, el líder de Podemos fue docente interino, pero su contrato con la Complutense se ha extinguido. En cualquier caso, Iglesias no cobrará de la UCM, dado que el puesto de profesor honorífico no lleva aparejada retribución económica».

Los ecos del fenómeno Iglesias siguen afectando a los demás partidos, no obstante. Así lo cree Antonio Martín Beaumont en El Semanal Digital:

«Se nota que vivimos un nuevo tiempo donde los usos y costumbres políticos van cambiando a marchas forzadas. La cita del 25 de mayo ha sido el sonido de un maremoto con ánimo de derribar muros internos y líderes al grito de la regeneración. La carrera interna entre la base social de los partidos de quienes deseen ser candidatos evitaría, por ejemplo, errores -que a cualquiera abochornan- como el «dedazo» que permitió llegar a la Alcaldía de la capital de España a una persona sin empatía como Ana Botella. Lo que escandaliza es un método que permite a alguien, sin contraste objetivo de sus méritos políticos, llegar hasta el número dos de la lista del Partido Popular al Ayuntamiento de Madrid».

En Cataluña no hay menos lío… Ya lo recoge Antonio Casado en El Confidencial para criticar la pasividad de los grandes partidos:

«La llamada sociedad civil ha puesto en circulación dos manifiestos diferentes sobre el encaje de Cataluña en España. Uno nos remite al cumplimiento de la ley como blindaje frente a la arbitrariedad y el otro, a la reforma de la ley vigente El que está en el poder (PP) apuesta por el cumplimiento de la Constitución y el que aspira a estar (PSOE), por reformarla. Eso nos remite a un problema superpuesto al reto segregacionista y tal vez de más apremiante solución. Me refiero a la falta de respuesta única de las fuerzas centrales del sistema al reto del nacionalismo periférico».

Algo similar manifiesta Xavier Horcajo en La Gaceta: «¿Se acuerdan de aquel Rajoy que tildaba de «líos y algarabías» la cadena humana pro independencia? La indolencia también es culposa».

Un mes después, la abdicación del Rey Juan Carlos sigue dando que hablar y continúan trascendiendo detalles inéditos. Según El Confidencial Digital:

«El CNI aconsejó a don Juan Carlos una abdicación rápida El servicio de inteligencia concluyó que la transición a Felipe VI tendría que estar cerrada antes del verano porque se prepara un ´otoño caliente´ en el país Don Juan Carlos habló sobre la conveniencia o no de una abdicación, y sobre el momento más oportuno para anunciarlo, con unas pocas personas de su máxima confianza. Y también quiso saber la opinión de un interlocutor especialmente significado: el Centro Nacional de Inteligencia».

El caso es que Felipe VI se ha tomado muy en serio su nuevo papel y, según José Alejandro Vara en VozPópuli, lleva ya tiempo tomando medidas drásticas. Por eso la nueva corte y los cortesanos que rodearán al Rey no incluyen «ni amigotes, ni negocietes»:

«Felipe VI tiene pocos pero grandes amigos. Casi todos, desde hace años. Algunos ´garbanzos negros´, sin embargo, han caído por el camino. Ha aprendido de los errores de su padre. Amiguetes oportunistas y cortesanos sospechosos, lejos de Zarzuela».

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído