Pedrojota Ramírez versus Casimiro García-Abadillo

El ‘arponero’ arremete contra el que fuera su delfín en el Mundo

Pedro J. Ramírez desvela que RCS, la italiana dueña de El Mundo, le reclama a través del despacho Uría y Menéndez 100.000 euros como penalización por haber cuestionado los motivos de su salida

El 'arponero' arremete contra el que fuera su delfín en el Mundo
Pedrojota Ramírez y Casimiro García-Abadillo.

Pedro J. Ramírez ha lanzado su contraataque hacia el actual director del diario El Mundo, Casimiro García-Abadillo, desde la habitual carta que publica los domingos entre sus páginas en su sección “Carta de un Arponero Ingenuo”. En el texto, el exdirector desvela que la italiana RCS, dueña de El Mundo, le reclama «a través del despacho Uría y Menéndez, el pago de 100.000 euros como penalización por haber refutado» el editorial del pasado 22 de octubre en el que se decía que su salida de El Mundo había sido un relevo pactado con él y no una destitución.

El fundador del diario, utilizando un tono sarcástico y jocoso, reprocha las declaraciones realizadas por el actual director en una entrevista publicada la semana anterior, y contesta a cada uno de los aspectos tratados sobre su cese y la relación con él.

En su artículo, titulado «De peces y peceras», Pedro J. comienza reprochando la incomunicación vivida con Abadillo en los últimos nueve meses, y el modo que este ha adoptado para referirse a él, a través de las páginas del diario en vez de con una reunión personal.

El fundador del diario español se defiende de las acusaciones realizadas por el actual director sobre su connivencia con el poder, recordando las historias que más han comprometido al Gobierno publicadas desde sus páginas -como los papeles de Bárcenas, por ejemplo-, y como contraataque, acusa a Abadillo de sus relaciones estrechas con la vicepresidenta Sáenz de Santamaría y la secretaria general del PP,Dolores de Cospedal -a la que se refiere como «María Dolores de las Mentiras»-.

Pedro J. Ramírez pide a Abadillo que ratifique en sede judicial su versión sobre la salida del fundador de El Mundo, tal y como la manifestó a los lectores en un encuentro digital, y no como posteriormente fue explicada en un editorial en el que se argumentaba que Ramírez había «cedido» el cargo en virtud de un acuerdo.

En el texto, el exdirector desvela que la italiana RCS, dueña de El Mundo, le reclama «a través del despacho Uría y Menéndez, el pago de 100.000 euros como penalización por haber refutado» el editorial del pasado 22 de octubre en el que se decía que su salida de El Mundo había sido un relevo pactado con él y no una destitución. 

Finaliza Pedro J. su artículo con un sutil mensaje a Abadillo, acerca de que no dejará sello propio en un diario que siempre será identificado con su propio fundador.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído