Según fuentes conocedoras del caso, el joven, acusado de varios delitos, posee pruebas que "evidencian los chanchullos de Asuntos Internos" para justificar su detención

La venganza del ‘Pequeño Nicolás’: El joven denunciará a Asuntos Internos y CNI por «fabricar» pruebas contra él

Un miembro del CNI ha hecho llegar de manera anónima al entorno de Nicolás un breve extracto de una conversación entre el comisario Marcelino Martín-Blas y unos espías

La venganza del 'Pequeño Nicolás': El joven denunciará a Asuntos Internos y CNI por "fabricar" pruebas contra él

En esa conversación quedarían "retratados los intentos para tratar de confundir al Juez" y hacer pasar como legales unos pinchazos telefónicos al joven que no estarían debidamente justificados

Lo que parecía una historia agotada, retoma ahora con bríos, gracias a la entrevista que ha publicado este sábado El Mundo al ‘Pequeño Nicolás’, realizada por los periodistas de investigación Eduardo Inda y Esteban Urreiztieta, que sin duda descubre una interesante versión aportada por el propio afectado, hasta ahora totalmente missing. 

Ya ha transcurrido más de un mes desde la detención del joven y desde que Información Sensible destapara en exclusiva el caso el pasado 15 de octubre.

Ahora, Francisco Nicolás por fín se ha decidido salir de su escondite para ofrecer su versión de los hechos. Además, la misma noche del sábado 22 de noviembre Telecinco también emitió una entrevista con el joven, quien ya ha asegurado que realizaba encargos y trabajaba para Vicepresidencia del Gobierno, la Casa Real y el CNI y que todo se aclarará en los tribunales.

Fuentes próximas al entorno de Francisco Nicolás han asegurado a Información Sensible que el joven, acusado de varios delitos, está preparando una denuncia contra el Comisario Jefe de la Unidad de Asuntos Internos, Marcelino Martin-Blas Aranda, y contra responsables del CNI por fabricar pruebas para conseguir base judicial a «tan hiperbólica actuación contra él».

Detrás de esta denuncia, siempre según la versión de las fuentes citadas, existen pruebas en poder de Nicolás donde «se evidencian los chanchullos del máximo responsable de Asuntos Internos de la Policía Nacional para justificar judicialmente las razones de esta insólita historia».

La denominación hiperbólica no es gratuita. Con estos mismo términos definió la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional otra investigación del comisario Martín-Blas y del departamento de Asuntos Internos.

Las pruebas

Según ha podido saber Información Sensible, un miembro del CNI, que desde el principio se opuso a la intervención telefónica de los móviles de Nicolás, ha hecho llegar de manera anónima al entorno del joven un breve extracto de una conversación entre el comisario Marcelino Martín-Blas y unos espías.

En dicha conversación quedarían «retratados los chanchullos de unos y otros para tratar de confundir al Juez, solicitando el comisario la intervención telefónica y así poder incluir todo lo conseguido con el pinchazo telefónico, ilegal o alegal -o en el limbo- que actualmente sufre Nicolás».

Porque, aunque el CNI ya cuenta con «la patente de corso» que le otorga el que un Juez afín les autorice intervenciones secretas, siempre en interés de la seguridad del Estado, parece ser que en el caso del pequeño Nicolás, siempre según la versión de las fuentes citadas, o le mintieron al Juez o exageraron el relato de sus actividades.

Según estos testimonios, ahora lo que sucede es que «no saben cómo hacer oficiales los datos que han conseguido con el pinchazo, puesto que nadie quiere reconocer que existe».

El problema se ha acrecentado al poner al comisario Marcelino Blas-Aranda al frente de la delicada misión de convencer al juez Arturo Zamarriego, titular del Juzgado nº 2 y encargado de la instrucción del caso, de la necesidad de intervenir, esto es, pinchar unos teléfonos que ya lo estarían por el CNI y así presentar las conversaciones de hace meses como ocurridas estos días. El juez ha denegado esa posibilidad y parece ser que también se ha molestado por el intento de conseguirlo.

Las incógnitas y un secreto de sumario ampliado

Fuentes cercanas al caso indican a ester portal que el juez Arturo Zamarriego, aparte de no creerse los argumentos del comisario de Asuntos Internos, le ha ordenado que empiece ya a darle pruebas de la supuesta gravedad de la conducta de Nicolás.

El secreto de sumario se ha renovado esta misma semana por 30 días, y «se podría plantear derivar el tanto de culpa por denuncia falsa al Comisario», según indican fuentes jurídicas. Una circunstancia que se acelerará cuando los abogados del pequeño Nicolás presenten la denuncia anunciada sobre el amaño de pruebas, aportando las pruebas de las que aseguran disponer.

Queda por tanto mucho que explicar. Además del pinchazo que supuestamente nunca existió, se une la duda de por qué el conductor que llevó al pequeño Nicolás a Barcelona para ver a Oriol Pujol disponía del exclusivo pase cipol – que permite acceso sin restricciones en todo el complejo de La Moncloa -, así como las llamadas y whatsapps que han intentado borrarse en los móviles del Francisco Nicolás mientras estaba detenido en sede policial, siempre según su versión.

Por supuesto, también queda por aclarar la presencia de miembros del CNI en el momento de su detención. Esto último explicaría el por qué estuvieron quince minutos perdidos y dando vueltas sin encontrar la Comisaría donde debían llevar al pequeño Nicolás el día de su detención.

Coincidiendo con el desmentido realizado este 22 de noviembre de 2014 desde La Moncloa, el pequeño Nicolás volverá a aparecer ante las cámaras la noche del sábado en Telecinco.

Según ha podido saber este medio, en estos momentos sus abogados negocian el momento de hacer públicas el sinfín de grabaciones con imágenes y sonido que su defendido guarda a buen recaudo. «Nadie me va callar esté donde esté», ha declarado desafiante el joven en la citada cadena.

El sindicato Manos Limpias ya se frota las manos, nunca mejor dicho, esperando el momento de que se levante el secreto del Sumario para que todo el mundo conozca esas «hiperbólicas peripecias» del comisario Marcelino Martín-Blas y la Unidad de Asuntos Internos en el caso del pequeño Nicolás. Como el mismo joven advirtió en la entrevista concedida a El Mundo, «las mentiras tienen las patas muy cortas».

NOTA.- Leer artículo en Información Sensible.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído