El joven que denunció los abusos: "Las prácticas sexuales más frecuentes iban desde masajes a masturbaciones y besos en la boca"

«Querido santo padre: Estas personas pueden estar haciendo daño a niños y niñas; no permanezca impasible»

La frase se incluye en la misiva que el joven que denunció el escándalo de los abusos sexuales por parte de los curas Granada, dirigió al Papa Francisco

"Querido santo padre: Estas personas pueden estar haciendo daño a niños y niñas; no permanezca impasible"
Monseñor Martínez, postrado ante el altar de la catedral de Granada

font-family: arial; font-size: 15px; font-style: normal; font-variant: normal; font-weight: normal; letter-spacing: normal; line-height: 21px; orphans: auto; text-align: left; text-indent: 0px; text-transform: none; white-space: normal; widows: auto; word-spacing: 0px; -webkit-text-stroke-width: 0px; display: inline !important; float: none; background-color: #ffffff;">Esta frase se incluye en la misiva que el joven que denunció el escándalo de los abusos sexuales por parte de los curas Granada, dirigió al Papa Francisco antes de verano, y a cuyo contenido ha tenido acceso El País.

El joven comienza explicándole al Papa que por su vida han pasado “nueve sacerdotes” que le han “causado mucho daño” a él y, al menos, a “otras cuatro personas” que, asegura, “han debido pasar el mismo tormento que yo”.

Y aporta los nombres completos de cuatro religiosos. 

En particular, hace referencia al supuesto cabecilla del clan de los Romanones, R. M., al que define como “el director”, y luego da las identidades de F. J. (uno de los jueces eclesiásticos de la diócesis) y el de los también sacerdotes M. M., A. M. y el de J. C. M.

CONTINÚA LEYENDO LA NOTICIA EN INFORMACIÓN SENSIBLE

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído