Ridículo del suplemento ‘Papel’: otorga trato de ‘experto’ al periodista que no sabía quién era Copérnico

PAPEL’ es un suplemento que viene con El Mundo los domingos aunque sería más  que viniera con la revista Mongolia.

La publicación que dirige Javier Gomez, que pretendía darnos lecciones de periodismo cada domingo, se ha convertido en un aburrido altavoz de todas y cada una de las cantinelas de la izquierda.

Como muestra el artículo ‘Acoso, trolls y violencia: cómo el odio envenenó las redes sociales’ firmado por Iñako Díaz-Guerra este 29 de enero 2017.

El reportaje no solo no aporta nada desde el punto de vista periodístico a esta cuestión sino que comete el error de poner al periodista Antonio Maestre como víctima de la violencia tuitera cuando la realidad es muy diferente: Maestre es conocido en Twitter por su agresividad contra todos los que no piensan como él.

«Tenemos el altavoz y se lo damos a los agresivos», comenta  Maestre, definido como ‘tuitero combativo’. Maestre se permite acusar a medios como Periodista Digital de fomentar la violencia en Twitter:

«Y hay medios como OK Diario o Periodista Digital que viven de fomentar y buscar esa violencia, de lanzar a sus enemigos a las fieras. En realidad sobrevaloramos la violencia de Twitter por una cuestión de ego»

Nos hubiera gustado que Iñako Díaz-Guerra se pusiera en contacto con Periodista Digital para dar su versión. Es lo mínimo que se le pide a una revista que presume de hacer periodismo de alto nivel.

Le hubiésemos contado que Maestre, a falta de exclusivas, se dedica a poner denuncias en la FAPE contra Periodista Digital y hacer campaña para erradicar a su director, Alfonso Rojo, de la faz de la tierra.

No tenemos la culpa que Maestre no supiera quién era Nicolás Copérnico, lo que originó que sea por un día el hazmerreír de Twitter. Tampoco tenemos la culpa de que le hayan puesto a caldo por hacer el ‘experimento’ de burlarse de las víctimas de terrorismo de ETA.

Ponerle como hace Papel de hermanita de la caridad en Twitter es como decir que Belén Esteban es víctima de las insidias de las porteras de barrio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído