Periodismo
Rubén Sánchez (FACUA).

El portavoz de Facua, Rubén Sánchez, ha acusado en Twitter a Rubén Pulido, colaborador de OkDiario y militante de Vox, de haber estado espiándole y amenazándole.

Las supuestas pruebas que Rubén Sánchez ofrece sobre esto están escritas en su hilo de Twitter, y van desde el conocimiento por parte de Rubén Pulido de su número de teléfono hasta verse por la calle.

Pulido, un empresario natural de Jerez de la Frontera pero afincado en Sevilla, ha negado categóricamente los hechos.

En conversación telefónica con Periodista Digital, Pulido insiste en que en ningún momento intentó intimidar a Sánchez.

"Se da la casualidad que vivo a 200 metros de la sede de Facua y por eso sé de algunos de sus movimientos pero jamás me dediqué a espiarle o acosarle"

"Es más: si las amenazas son de hace varios meses, ¿por qué Sánchez no me ha denunciado antes en lugar de montar este circo mediático?", se pregunta Pulido.

La respuesta podría estar en la desestimación por parte del Juzgado de Primera Instancia número 4 de Sevilla de la demanda que la asociación de consumidores Facua y su portavoz, Rubén Sánchez, interpusieron contra la empresa editora de OKDIARIO, una periodista y su director, Eduardo Inda. --El líder de la asociación podemita Facua también pierde el juicio contra Inda y tendrá que pagar las costas--

El fallo coincide en el tiempo con el circo mediático montado por Rubén Sánchez, uno de los impulsores de Ganemos Sevilla, plataforma que no acudió al 24-M porque no logró confluir con Podemos, IU y Equo, en Twitter contra Pulido, colaborador de Inda en Okdiario. ¿Vendetta?

A partir de ese momento, Pulido no ha hecho más que recibir amenazas en Twitter y hasta llamadas telefónicas intimidatorias en su empresa:

"Desde que empezó todo he recibido alrededor de 30 llamadas al numero de mi empresa, dos de ellas en tono amenazante y en una decían "Bola de mierda, si te veo cerca de Facua te pego una paliza que te mato". Por último y como he dicho por teléfono, algunos de mis familiares han tenido que echar el candado a su cuenta de Twitter para no ser molestados. He vivido tres días de auténtico infierno. Me han amenazado de muerte a mí y mi familia".

Rubén Sánchez también acusó a Pulido de haber dado a conocer su teléfono cuando la realidad es que fue él mismo el que lo hizo en su cuenta de Twitter: