Periodismo
Willy Toledo y amigos: Ana Pardo de Vera e Ignatius Farray. PD

Willy Toledo es ese actor bastante malo que un día decidió que era más importante su faceta de activista de izquierda radical, chavista, castrista, y entonces hizo cosas bobas del nivel de cagarse en Dios en Facebook, así como para provocar.

Este 4 de septiembre de 2018, al final, un juez ha ordenado su detención por haberle plantado hasta en dos ocasiones tras ser reclamado por la denuncia que la Asociación Española de Abogados Cristianos le ha interpuesto por una supuesta vejación de los sentimientos religiosos.

Terreno pantanoso, cuanto menos, pero Willy saca pecho y se paseó por las televisiones vacilando a todo Cristo -nunca mejor dicho- y desafiando a la Justicia, montando pollos en Cuatro y laSexta, sus cadenas de cabecera...

Así dieron cobijo en Cuatro al camorrista Willy Toledo para su ofensivo show.

Ahora, el titular del Juzgado de Instrucción número 11 de Madrid ha ordenado su detención y puesta a disposición de la justicia para el próximo día 13 de septiembre. El juez ordena a la Guardia Civil detener a Willy Toledo y que se lo lleven al tribunal

Un tema muy jugoso en sí mismo, pero del que lo más divertido es cómo se han puesto que trinan sus amigotes de la izquierda, pataleando en Twitter de lo lindo.

Pero la cosa no quedará ahí, la asociación demandante además pedirá al juez que valore la existencia de un delito de odio después de que el actor justificara en televisión que durante la Guerra Civil fusilaron a personas a causa de su fe e incendiaron iglesias porque "algo harían". Aquello ocurrió en un tensísimo cara a cara entre la presidenta de la asociación y el propio Toledo en un 'Al Rojo Vivo' de laSexta.

Ferreras recibiendo ganchos al mentón de Willy Toledo.