Periodismo
Patricia López y Carlos Enrique Bayo, autores de la noticia, y su directora, Ana Pardo de Vera. PD

Le ha venido de lujo a los muy podemitas del diario Público la noticia de la detención de un chiflado con ínfulas de francotirador que quiso matar a Pedro Sánchez.

El digital que dirige Ana Pardo de Vera utiliza la noticia para meter al final su particular cuña en la que suelta una amenaza sin fundamento, que es la de alertar sobre la presencia de franquistas frustrados que poco menos pretenden tomarse la justicia por su mano y cargarse a todos aquellos que estén alentando la exhumación de Franco del Valle de los Caídos:

También queda claro que a partir de ahora los servicios de inteligencia policiales deberán estar atentos a un nuevo y amenazador perfil: el de los franquistas frustrados, sin filiación ni historial violento, que de pronto están dispuestos a tomar las armas contra la Memoria Histórica.

PERO EL PUÑETAZO A RAJOY, ESTABA MÁS QUE JUSTIFICADO...PARA PÚBLICO

Eso sí, los mismos que ahora alertan sobre fantasmas franquistas, son los mismos que en diciembre de 2015 daban por bueno el puñetazo que recibió el entonces presidente del Gobierno y candidato a revalidar cargo, Mariano Rajoy Brey.

Así, Arturo González sentenciaba de esta guisa -La agresión al candidato del PP-:

El señor Rajoy debería meditar por qué no le quieren, qué tiene ese chico inculto contra él, por qué vuelca su instinto de agresión en ese puñetazo. Ese fuerte crochet no tiene justificación, pero la política engendradora de violencias sociales por parte del poder tampoco. El señor Rajoy debería pensar siquiera fuese un instante si su política ha sido un éxito o un fracaso, y qué propone si vuelve a ser elegido.

O David Torres, que dejaba otra perla para el marmol -El puñetazo-:

Hay que condenar la violencia siempre, toda la violencia, no sólo la de un lado, no sólo el puñetazo de un niñato que le tira unas gafas al presidente, sino la violencia de los desahucios, de los suicidios por desesperación, la violencia arbitraria de los manguerazos y las pelotas de goma, la violencia ejercida impune y prolongadamente contra los desposeídos, los enfermos y los débiles. A Mariano, el presidente más violento e incompetente que ha dado este país, el puñetazo de ayer sólo le va a engendrar un pequeño moratón y un buen montón de votos.

Juan Velarde es redactor de Periodista Digital @juanvelarde72