REDES SOCIALES

Pérez-Reverte pierde el oremus y se mete entre las alambradas del campo de concentración de Auschwitz

La cuenta oficial del campo de concentración le ha expresado su malestar

Pérez-Reverte pierde el oremus y se mete entre las alambradas del campo de concentración de Auschwitz
Pérez-Reverte y niños judíos en el campo de concentración de Auschwitz. EP

Arturo Pérez-Reverte nos tiene acostumbrados a «experimentos sociológicos vía Twitter», pero no es habitual que patine en el intento y en esta ocasión se ha ido de morros (Pérez-Reverte le escupe a Sánchez la verdad sobre Franco: «Nos importa un carajo»).

Y sin necesidad, que es lo más chocante (La sentencia de Pérez-Reverte sobre la «gentuza» del Congreso tras ser expulsado Rufián ).

Hay quien sostiene que clave no es lo que él escribe, como creen algunos, la clave es lo que le responden y quiénes lo hacen, pero en esta ocasión toda la culpa ha sido suya (Twitter: Arturo Pérez-Reverte arrasa con este reflexión sobre España y los cobardes.

Voluntaria o involuntariamente, el escritor Pérez-Reverte es todo un clásico de las polémicas en la red social Twitter.

Y siendo como es un tipo tan beligerante contra la maldad humana, tan implicado en batallas bonitas -incluida la de los perros maltratados- llama la atención su aparente insensibilidad y falta de olfato en este asunto.

Ha incendiado la red este 2 de enero de 2018 al publicar un tuit en el que, de forma irónica, se burlaba de las numerosas novelas ambientadas en campos de concentración nazi (El ‘vacilón’ de Reverte a un tuitero que quería corregir la forma de hablar de su madre).

«Iba a escribir una novela sobre Auschwitz, pero ya no quedan personajes libres»

La bibliotecaria de Auschwitz, La bailarina de Auschwitz, El tatuador de Auschwitz, El farmacéutico de Auschwitz, La enfermera de Auschwitz, El mago de Auschwitz, El violinista de Auschwitz…».

Y no ha sido el único mensaje que ha publicado en ese sentido porque ha continuado recordando obras ambientadas en otros campos de concentración de las hordas hitlerianas.

«Así que me dije: voy a escribirla sobre Mauthausen, que estará menos transitado.

Pero no. El fotógrafo de Mauthausen, El ángel de Mauthausen, El violinista de Mauthausen (anda, aquí también había violinista)…», ha sido su segundo mensaje.

Y este le ha seguido:

«Seguro que con Treblinka no me pasa, concluí. Pero apenas le di un teclazo a Google, mi gozo en un pozo: El barbero de Treblinka, La viuda de Treblinka…».

Pérez-Reverte ha terminado la serie con un «rediós, qué difícil se está poniendo esto de la literatura».

Pero la sorpresa para el escritor ha llegado cuando la cuenta oficial del Museo Memorial del campo de concentración de Auschwitz, situado en los territorios polacos ocupados durante la Segunda Guerra Mundial, le ha contestado en español recriminándole que hiciera humor con ese tema:

«La historia de Auschwitz es la historia del sufrimiento de 1,3 millones de personas. Su tweet parece desencadenar comentarios que tristemente se están convirtiendo en una burla irrespetuosa a la memoria de esas personas».

Esa ha sido la réplica del community manager que gestiona la cuenta de Twitter del campo de concentración.

La respuesta no ha sentado nada bien a Pérez-Reverte, que ha explicado así la intención de sus tuits:

«Usted o ustedes necesitan más comprensión lectora, pues demuestran que recordar una causa noble no siempre corre parejo con la inteligencia. Mis tuits se burlan de lo mucho que, por modas literarias comerciales, se manosea un asunto que debería tratarse con más rigor y respeto».

Voluntaria o involuntariamente, el escritor Arturo Pérez-Reverte es todo un clásico de las polémicas en la red social Twitter. La última la ha protagonizado este miércoles al publicar un tuit en el que, de forma irónica, se burlaba de las numerosas novelas ambientadas en campos de concentración nazis. «Iba a escribir una novela sobre Auschwitz, pero ya no quedan personajes libres: La bibliotecaria de Auschwitz, La bailarina de Auschwitz, El tatuador de Auschwitz, El farmacéutico de Auschwitz, La enfermera de Auschwitz, El mago de Auschwitz, El violinista de Auschwitz…», ha escrito el popular autor español. PUBLICIDAD Y no ha sido el único mensaje que ha publicado en ese sentido porque ha continuado recordando obras ambientadas en otros campos de concentración de la época nazi. «Así que me dije: voy a escribirla sobre Mauthausen, que estará menos transitado. Pero no. El fotógrafo de Mauthausen, El ángel de Mauthausen, El violinista de Mauthausen (anda, aquí también había violinista)…», ha sido su segundo mensaje. Y este le ha seguido: «Seguro que con Treblinka no me pasa, concluí. Pero apenas le di un teclazo a Google, mi gozo en un pozo: El barbero de Treblinka, La viuda de Treblinka…». Pérez-Reverte ha terminado la serie con un «rediós, qué difícil se está poniendo esto de la literatura». La respuesta inesperada en español Pero la sorpresa para el escritor ha llegado cuando la cuenta oficial del Museo Memorial del campo de concentración de Auschwitz, situado en Polonia, le ha contestado en español recriminándole que hiciera humor con ese tema: «La historia de Auschwitz es la historia del sufrimiento de 1,3 millones de personas. Su tweet parece desencadenar comentarios que tristemente se están convirtiendo en una burla irrespetuosa a la memoria de esas personas», ha sido la réplica del community manager que gestiona la cuenta de Twitter del campo de concentración polaco. La respuesta no le ha sentado nada bien a Pérez-Reverte, que ha explicado así la intención de sus tuits: «Usted o ustedes necesitan más comprensión lectora, pues demuestran que recordar una causa noble no siempre corre parejo con la inteligencia. Mis tuits se burlan de lo mucho que, por modas literarias comerciales, se manosea un asunto que debería tratarse con más rigor y respeto».

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3528742/0/perez-reverte-polemica-campo-auschwitz/#xtor=AD-15&xts=46726Voluntaria o involuntariamente, el escritor Arturo Pérez-Reverte es todo un clásico de las polémicas en la red social Twitter. La última la ha protagonizado este miércoles al publicar un tuit en el que, de forma irónica, se burlaba de las numerosas novelas ambientadas en campos de concentración nazis. «Iba a escribir una novela sobre Auschwitz, pero ya no quedan personajes libres: La bibliotecaria de Auschwitz, La bailarina de Auschwitz, El tatuador de Auschwitz, El farmacéutico de Auschwitz, La enfermera de Auschwitz, El mago de Auschwitz, El violinista de Auschwitz…», ha escrito el popular autor español. PUBLICIDAD Y no ha sido el único mensaje que ha publicado en ese sentido porque ha continuado recordando obras ambientadas en otros campos de concentración de la época nazi. «Así que me dije: voy a escribirla sobre Mauthausen, que estará menos transitado. Pero no. El fotógrafo de Mauthausen, El ángel de Mauthausen, El violinista de Mauthausen (anda, aquí también había violinista)…», ha sido su segundo mensaje. Y este le ha seguido: «Seguro que con Treblinka no me pasa, concluí. Pero apenas le di un teclazo a Google, mi gozo en un pozo: El barbero de Treblinka, La viuda de Treblinka…». Pérez-Reverte ha terminado la serie con un «rediós, qué difícil se está poniendo esto de la literatura». La respuesta inesperada en español Pero la sorpresa para el escritor ha llegado cuando la cuenta oficial del Museo Memorial del campo de concentración de Auschwitz, situado en Polonia, le ha contestado en español recriminándole que hiciera humor con ese tema: «La historia de Auschwitz es la historia del sufrimiento de 1,3 millones de personas. Su tweet parece desencadenar comentarios que tristemente se están convirtiendo en una burla irrespetuosa a la memoria de esas personas», ha sido la réplica del community manager que gestiona la cuenta de Twitter del campo de concentración polaco. La respuesta no le ha sentado nada bien a Pérez-Reverte, que ha explicado así la intención de sus tuits: «Usted o ustedes necesitan más comprensión lectora, pues demuestran que recordar una causa noble no siempre corre parejo con la inteligencia. Mis tuits se burlan de lo mucho que, por modas literarias comerciales, se manosea un asunto que debería tratarse con más rigor y respeto»

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído