REDES SOCIALES

Viral: una tuitera ruega a Decathlon que vuelva a fabricar un «horroroso» producto y la lía parda

Cuesta 10 euros y lo retiraron de la venta

Viral: una tuitera ruega a Decathlon que vuelva a fabricar un "horroroso" producto y la lía parda

¿A quién le interesa la segmentación de marcas propias de Decathlon? ¿O la reciente especialización de la multinacional en clientes de running con ‘Kiprun’?

Poco se habla de la felicidad que un artículo de deporte (o para cualquier ámbito de la vida) puede generar en una persona. Y, mucho ojo, porque, con tan solo 10 euros éste puede hacerse viral y difundirse por Internet como la pólvora en escasas horas. ¡Tenemos la prueba!

Judith Santana es una tuitera que, bajo el alias @RubiBooks, ha presentado a su padre, Carlos, -un «cincuentón divorciado que baila salsa»- ante la comunidad virtual. Y lo ha hecho por un motivo de peso: la obsesión de éste por unas zapatillas que el gigante francés ha retirado del mercado. Esto ha supuesto un auténtico drama para él, por lo que su intención es lograr que se vuelvan a poner a la venta.

Judith ha iniciado un hilo de Twitter en el que narra la historia a la perfección:

«Carlos baila salsa por las tardes, baila salsa los fines de semana, sale de fiesta a discotecas de gente mayor en la que ponen salsa…».

Cada verano, viaja una semana hasta Benidorm para acudir a un congreso de salsa que se hace en un hotel. Y, por supuesto, «baila salsa delante del espejo». Y esto «¿qué quiere decir», se pregunta la tuitera.

«Que cuando compra zapatillas no le vale cualquier cosa, necesita que la suela deslice para poder bailar mejor», se autoresponde.

Prosigue narrando que «en su búsqueda del zapato perfecto que deslice y sea cómodo, encontró el Santo Grial de los zapatos para los salseros: unas zapatillas del Decathlon que valen 10€». Y adjunta foto del calzado en cuestión:

Y, aunque a Carlos le parecen bonitas, su hija opina que «no hay por donde cogerlas». Pero el protagonista es Carlos, y toda esta parafernalia que misteriosamente se ha difundido entre los internautas es por y para él. Judith prosigue:

«Mi padre compró unas cuantas para tener en varios colores y que le combinase bien con la ropa. Porque con la crisis de los cincuenta le ha dado por ir bien apañadito».

Entonces, cuando nadie se lo esperaba, se hizo realidad su peor pesadilla: dejaron de venderlas.

«Al enterarse de ésta noticia mi padre entró en pánico y comenzó un aprovisionamiento obsesivo de éstas zapatillas; para poder tener hasta el día en el que se muera aunque se le rompan», de hecho, afirma que «un día me pide por favor ayuda con una cosa en el ordenador y veo que es un texto en inglés traducido al español con el traductor de google. Mi padre no ha utilizado el inglés en su vida, hulio».

«Había descubierto que en los Decathlon de la India se seguían vendiendo estas zapatillas y les había enviado un email para ver si se las podían enviar», continúa explicando Judith.

A la pregunta de si Carlos logró que le enviasen las zapatillas, la respuesta es:

«Lamentablemente para mi padre no. Pero lo intentó con todas sus fuerzas«.

Por eso, suplica con vehemencia a Decathlon:

«Volved a venderlas, que no os cuesta nada».

Por ahora Dechathlon España no ha dado réplica ni solución a la ardua situación de Carlos, pero los likes y retweets aumentan por momentos.

Autor

Carla Calvo

Periodista y Comunicadora Audiovisual por la URJC. Redactora de lifestyle, corazón y eventos en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído