ALTA ACCESIBILIDAD, PERO ¿BAJA PRIVACIDAD?

Houseparty y Zoom: ¿Son seguras las apps de videollamadas que se han puesto de moda durante el confinamiento?

Pese a su éxito inicial, la polémica ha tardado poco en asistir a ambas

Houseparty y Zoom: ¿Son seguras las apps de videollamadas que se han puesto de moda durante el confinamiento?

En tiempos de cuarentena, las videollamadas son la única herramienta que nos permite conectar en imagen y sonido con nuestros seres queridos y sentirles más cerca.

Desde que comenzara el confinamiento a causa de la crisis del coronavirus, las descargas de algunas apps que ofrecían estos servicios se dispararon en porcentajes extraordinarios (muchas empresas también las ponen en práctica como recurso de comunicación interno). Además de las clásicas conferencias desde Skype, WhatsApp, Instagram o Facebook, en estas últimas semanas ha brotado la popularidad de Houseparty Zoom, dos sistemas de alta accesibilidad desde ordenadores y teléfonos móviles que satisfacen las mismas necesidades.

Sin embargo, la polémica ha tardado poco en asistir a a ambas, pues han sido objeto de desconfianza de los usuarios a causa de algunos chismes que apuntaban hacia posibles fallos en la privacidad.

Houseparty, que permite compartir pantalla a un máximo de 8 personas y ofrece juegos y pasatiempos para entretener la conversación, tardó poco en alzarse con el primer puesto de descargas tanto en Play Store de Google, como en App Store de iOS; pero la bienaventuranza le duró poco, pues un rumor infundado que rezaba que la aplicación robaba información de los dispositivos (e incluso cuentas bancarias y otras claves) sembró el pánico y muchos ‘clientes’ la eliminaron.

Estas murmuraciones podrían formar parte de una campaña contra el artefacto que comprara en 2019 Epic Games y, de hecho, a través de su cuenta oficial de Twitter ofrecen una retribución millonaria para quien consiga hallar el germen de la controversia.

Las imputaciones que ha recibido Zoom, por lo contrario, tienen una base más sólida. Tanto es así que hace menos de una semana se evidenció que distribuía a Facebook datos relacionados con el tiempo y la ubicación, sin haber sido esto detallado en su política de privacidad. Pese a que se ‘solventó’ con rapidez, otras investigaciones apuntaron hacia un compendio de referencias de carácter más sensible, como archivos, enlaces, grabaciones, nombres y mensajes. Todo ello podría suponer una amenaza (y elevada exposición) para la infalibilidad de las computadoras. Según unas precisiones marcadas desde The Intercept en las que valoraron el cifrado, el rango de certeza que ofrece Zoom sería similar al que promete un sitio HTTPS.

Por el momento, la compañía ha anunciado la paralización de nuevas ‘usabilidades’ hasta remediar estos ejercicios.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Carla Calvo

Periodista y Comunicadora Audiovisual por la URJC. Redactora de lifestyle, corazón y eventos en Periodista Digital.

Lo más leído