CiU y ERC cargan contra Montilla por «partidista»

Todo estaba preparado para que la Diada transcurriera de la forma más tranquila, sin incidentes. La Generalitat planteó un acto central institucional, como en años anteriores, y descargó de tensión la ofrenda floral al monumento de Rafael de Casanova conseller primer cuando Barcelona sucumbió al asedio de las tropas de Felipe V en 1714, montando un cordón de seguridad de tales dimensiones que dejó sin voz a los que año tras año acuden al lugar con el único fin de gritar e insultar a quienes consideran traidores de la causa catalanista …

Lea el artículo completo en www.publico.es

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído