Crimen y castigo

No hay situación tan mala que no sea susceptible de empeorar y por eso el calendario (¿el destino?) deparó a España un partido con mayúsculas y dientes como cuchillas cuando la mente y las piernas sólo pensaban en hacer las maletas … No hay situación tan mala que no sea susceptible de empeorar y por eso el partido supuso un epitafio muy difícil de digerir, el último golpe en la línea de flotación de una selección sin más aspiración que desaparecer por un tiempo de los focos, sin más objetivo que tomarse vacaciones mentales y dejar atrás la frustración y el regusto a fracaso …

Lea el artículo completo en www.as.com

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído