Y la Guerra Civil se coló en la beatificación

Fray Leopoldo de Alpandeire, el limosnero de Dios, acababa de subir a los altares. Había terminado el rito de la beatificación previo a la Eucaristía. Muchos devotos fervorosos gritaban: «Viva fray Leopoldo». Otros, lloraban. El calor apretaba y los servicios de emergencia ya habían atendido a más de una veintena de asistentes, la mayoría por lipotimias …

Lea el artículo completo en www.publico.es

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído