Sin bajarse del andamio

El mismo once que tanto deslumbró a muchos ante el Ajax, con el único cambio de Ramos por Arbeloa, decepcionó tres días después en Anoeta. Siendo mucho menos, la Real pareció más. El peligroso efecto gaseosa de los donostiarras retrató a un Madrid incapaz de imponerse sobre el césped y, no sin fortuna, hacerlo sólo en el marcador …

Lea el artículo completo en www.publico.es

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído