La maldición de Pellegrini

Consciente de la condena que pesaba sobre él, Manuel Pellegrini decidió a finales de mayo pasado despedirse de Valdebebas lanzando una maldición sobre su sucesor. Se subió al estrado con paso cansino. La piel cerúlea, los ojos inyectados en sangre y esa disposición, de una dignidad inquietante, recordaban al Bela Lugosi de La novia del monstruo …

Lea el artículo completo en www.elpais.es

SUPERCHOLLOS

DESCUENTOS SUPERIORES AL 60%

Una agrupación de miles de ofertas increibles. Nuestro catalogador automático
te facilita el encontrar las mejores oportunidades de una amplia selección de tiendas online

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído